menopausia
Foto referencial

Siempre se ha comentado de las bondades y beneficios de practicar ejercicio para la salud cardiovascular, para el sistema osteoarticular, para la pérdida de peso e incluso el bienestar mental; y todas estas ventajas han sido suficientes para recomendarlo a las mujeres que se encuentran en el periodo perimenopausico, quienes frecuentemente presentan aumento de peso y aumento del riesgo cardiovascular, además de episodios de depresión y ansiedad. Sin embargo recientemente los estudios han demostrado que la práctica de ejercicio puede ayudar a reducir los síntomas vasomotores de la menopausia, también conocidos como bochornos o calorones.

salud cardiovascular
Foto referencial
Un programa que combina el ejercicio con apoyo psicológico

La doctora Débora Godoy-Izquierdo de la Universidad de Granada en España ha publicado en Menopause, en febrero 2017, un estudio donde demostró que un programa que incluía ejercicio cardiovascular, educación sanitaria y promoción de la salud, conduce a mejora de la capacidad cardíaca y metabólica, así como de la salud mental, incluyendo la pérdida de peso y una reducción de los síntomas vasomotores de la menopausia.

Lea también: La importancia del bienestar emocional de la madre durante el embarazo

El programa que combina el ejercicio cardiovascular con intervenciones psicológicas mejoró la calidad de vida y el bienestar mental de mujeres postmenopáusicas, incluso si habían tenido conductas sedentarias. La práctica de ejercicio se definió como la realización de actividad física tres veces a la semana en sesiones de una hora. Las sesiones incluyeron ejercicio cardiovascular aeróbico y entrenamiento de resistencia muscular, complementadas con una intervención psicológica para facilitar el cambio del comportamiento, aunadas a intervenciones de autocontrol para promover la adherencia al programa.

Resultados del estudio: mejor estado de salud y menos “bochornos”

Los resultados reportaron menos síntomas vasomotores de la menopausia (bochornos) y mejoría del estado de ánimo, así como bienestar general en las mujeres, a la vez que sus riesgos de salud disminuían.

menopausia
foto referencial

Con sólo 20 semanas de ejercicio regular adaptado y supervisado, es posible lograr una reducción modesta, pero significativa, del peso y el índice de masa corporal en mujeres posmenopáusicas; estos cambios están relacionados con un mejor estado de salud y una mejoría de la calidad de vida relacionada con la salud, que comúnmente se afecta en pacientes postmenopáusicas con sobrepeso y obesidad.  Los hallazgos indican que el ejercicio ayuda a las mujeres a manejar los síntomas vasomotores, algo que no había sido demostrado de manera concluyente.

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

Otros beneficios del ejercicio durante la menopausia

Otro estudio reciente publicado en JAMA en 2016 señalaba que la actividad física intensa disminuía significativamente el riesgo de desarrollar trece tipos de tumores malignos como: adenocarcinoma esofágico, cáncer de hígado, cáncer de pulmón, cáncer de riñón, cáncer del cardias gástrico, cáncer endometrial, leucemia mieloide, mieloma, cáncer de colon, cáncer de cabeza y cuello, cáncer rectal, cáncer de la vejiga y cáncer de mama.

La explicación para esta relación entre el ejercicio y la disminución del riesgo para ciertos tipos de cáncer podría explicarse por los bajos niveles de estrógenos, insulina y marcadores de inflamación que  se presentan habitualmente en las personas que realizan ejercicio.

Por otro lado es bien conocido el efecto positivo sobre la salud de nuestros huesos con tendencia a la osteoporosis y es una de las medidas recomendable para tratar esta entidad.

En conclusión es importante adquirir el hábito de realizar algún tipo de actividad física y mantenerlo o incluso iniciarlo durante la menopausia, y esta recomendación es válida también para los hombres. Siempre hemos conocido sus múltiples beneficios pero ahora también se agregan la disminución de los bochornos o calorones de la menopausia y la disminución del riesgo de algunos tipos de tumores malignos.

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad