Las interacciones entre medicamentos y alimentos pueden producir efectos negativos en la seguridad y eficacia del tratamiento farmacológico y en el estado nutricional del paciente. Estas interacciones pueden clasificarse en dos tipos, en función de cual de los dos sustratos (medicamento o alimento) se ve afectado por la presencia del otro. Asimismo, de acuerdo con el mecanismo por el que se producen, pueden ser físico- químicas, farmacocinéticas y farmacodinámicas.

Las primeras descripciones de interacciones entre alimentos y medicamentos aparecieron en el siglo XX y se referían a efectos provocados por fármacos sobre el aprovechamiento de determinados nutrientes, como por ejemplo, que el aceite de parafina, podía disminuir o incluso impedir la absorción de vitaminas liposolubles.

Lea también: Alimentos fermentados: ¿provechosos para la salud?

Las interacciones entre alimentos-medicamentos pueden ser provocadas por alteraciones en los mecanismos de absorción, distribución, metabolismo o excreción de los fármacos. Sin embargo, la mayoría de problemas tienen lugar durante el proceso de la absorción del fármaco. Su resultado podría ser una variación en la biodisponibilidad: un aumento, una disminución o un retraso en el tiempo que se tarda en alcanzar una concentración adecuada del principio activo en sangre. Este aspecto de la terapia puede tener repercusiones clínicas importantes.

Las interacciones pueden prevenirse mediante una actuación conjunta por parte del equipo de profesionales sanitarios, pero dejemos que sea la químico de alimentos Mariangel Paolini especialista en química de alimentos quien nos cuente más sobre este tema:

Lea también: Mejora tu estado de ánimo con estos alimentos

Faltan estudios

Con respecto a las interacciones entre alimentos y medicamentos se puede concluir que todavía hacen falta estudios concluyentes para dichas interacciones y que la realidad nos dice que los medicamentos y los alimentos pueden interaccionar de manera positiva, como de forma negativa, por lo que hemos de ser especialmente cautos a la hora de su administración conjunta y seguir las indicaciones de nuestro médico o farmaceútico.

Fuente: Mariangel Paolini, Especialista en química de alimentos.