Alondra Salazar tiene 14 de años de edad y nació con labio leporino y paladar hendido, un defecto congénito que afectan el labio superior y el paladar y que ocurre en los primeros meses del embarazo.

El labio leporino ocurre cuando el tejido que forma el paladar y el labio superior no se unen antes del nacimiento. Esto causa una abertura en el labio superior. Esta abertura puede ser pequeña o puede ser una grande que va desde el labio hasta la nariz. Puede ser en un lado u otro del labio, o con menor frecuencia, en el medio del labio.

Algunos niños con labio leporino pueden tener el paladar hendido. Esto sucede cuando el tejido que forma el paladar no se une correctamente. Algunos bebés pueden tener estas hendiduras en la parte de adelante o atrás del paladar. Otros solo tienen una parte del paladar hendida.

feto-genes-abuelos-a-tu-saludLos niños con esta condición pueden tener problemas para comer o hablar. También pueden tener infecciones de oídos, pérdida de audición y problemas con sus dientes.

A los tres meses, Alondra Salazar, tuvo su primera operación y desde entonces, hasta sus seis años, fue sometida a un total de tres intervenciones gracias al apoyo de la Fundación Operación Sonrisa. Hoy ella nos cuenta como es su vida, como ha sido su recuperación y nos deja unb testimonio de perseverancia.

Comenta y se parte de nuestra comunidad