comida saludable
Foto referencial

La Academia Estadounidense de Pediatría, APP, por sus siglas en inglés mostró sus nuevas recomendaciones en las que destacó que, los niños menores de 1 años no deberían consumir frutas en jugos naturales, mientras que en el primer y tercer año deberían ingerirlo pero, con mayor moderación.

Los investigadores temen que el consumo de jugos de frutas naturales pueda reemplazar otros alimentos ricos en proteína, grasas, minerales y calcio, que los infantes necesitan, sobre todo, durante los primeros años de su vida, como las que aportan la fórmula o la leche materna.

Es importante recalcar que la APP, se refiere única y exclusivamente a los zumos que 100% naturales. Debido a que las bebidas que no son jugos 100% naturales contienen mucha azúcar, al igual que los refrescos y otras bebidas comercializadas.

El límite diario de jugo que los pediatras  recomiendan para los menores de 18 años en ningún caso alcanza el equivalente a una lata de refrescos.

Lea también: ¡A comer más frutas!

Efectos nocivos

Limitar en los niños el consumo de jugos de fruta natural quizás sorprenda a muchas personas que los consideran sanos y buenos para la dieta. «El jugo de frutas se publicita como una fuente natural y saludable de vitaminas», aseguró la institución estadounidense a través de un informe publicado reciente. «Y como sabe bien, los niños lo aceptan fácilmente».

No obstante «aunque el consumo de jugos naturales tiene algunos beneficios, también tiene potenciales efectos nocivos. Su alto contenido en azúcares contribuye a un aumento del consumo de calorías y al riesgo de caries» advirtieron los expertos.

La fruta entera es más saludable

Investigadores aseguran que la fruta entera es una fuente de vitaminas y nutrientes mucho mejor que los jugos. Puesto a que las frutas enteras contienen fibra y reducen la absorción de azúcar en nuestro cuerpo, al igual que  ayuda a generar la sensación de estar llenos.

Uno de los problemas que señalaron los galenos es que «como el jugo se considera nutritivo, normalmente los padres no imponen límites». Incluso para calmcar la sed, que también puede ser saciada con agua o con leche, cuyo contenido en calcio se considera esencial para el desarrollo de los huesos.

Otro de los aspectos importantes que se deben considerar según los expertos, es que los jugos naturales «vienen empacados de manera muy práctica o pueden ser portados en botellas o contenedores para su consumo reiterado durante el día». Pero esa posibilidad prolonga la exposición dental al azúcar, y ese precisamente es «un gran factor que contribuye a las caries».

«El jugo de fruta no ofrece ningún beneficio nutricional para los bebés de menos de 1 año», afirman los expertos de la APP y aseguraron que «para los niños el jugo de frutas no ofrece ningún beneficio nutricional mayor que la fruta y no tiene ningún papel esencial en las dietas saludables y balanceadas infantiles».

¿Cuánto jugo se recomienda para cada edad?

Estas son las recomendaciones de la AAP como límite para cada edad por día (como referencia, una lata de refrescos de tamaño normal contiene 330ml).

  • Bebés: no se recomienda el consumo en menores de 12 meses, salvo por indicación médica específica.
  • 1 a 3 años: 118 ml (o el equivalente a un tercio de una lata)
  • 4 a 6 años: entre 118 y 177 ml (algo menos de la mitad de una lata como mucho)
  • 7 a 18 años: 236 ml (unos tres cuartos de una lata).

Lea también: Correcta alimentación es clave para tratar el Autismo

Con información de bbc.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad