Las adenoides son una masa que se encuentra en la parte alta de nuestra garganta que está conectada con el ducto de la nariz. Ellas, junto a las amígdalas conforman parte del sistema linfático, que es el que se encarga de eliminar las infecciones y mantener equilibrados los fluidos corporales.

Además, tanto las amígdalas como las adenoides, atrapan todos los gérmenes que suelen entrar por la boca o la nariz.

Puesto que las adenoides retienen los gérmenes que entran en el cuerpo, su tejido se puede inflamar temporalmente mientras intentan luchar contra una infección. Se llaman entonces adenoides hipertróficas. A continuación aprende cómo tratarlas.

Lea también: ¿Cuándo operar las amígdalas?

¿Qué son las adenoides hipertróficas?

Se les llama de esa forma cuando las adenoides se encuentran hinchadas. Es un problema común durante los primeros años de vida. Aunque, generalmente después de los 5 años empiezan a reducir su tamaños y durante la adolescencia desaparecen casi por completo.

¿Qué las causa?

Las adenoides pueden inflamarse por varias razones. La primera causa puede ser que desde que el niño nació sus adenoides ya eran grandes. También pueden hincharse cuando se está luchando contra una infección o incluso pueden quedar así después de haber superado la infección.

¿Qué problemas pueden ocasionar?

Pueden ocasionar dificultad para respirar por la nariz, lo que llevaría al infante a hacerlo solamente por la boca. También puede causar:

  • Boca seca y generar mal aliento
  • Labios partidos
  • Secreción por la nariz
  • Respiración ruidosa
  • Ronquidos
  • Sueño inquieto
  • Apnea del sueño
  • Infección de oído
¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico debe realizarse con un especialista, donde examinará los oídos, la garganta, la boca y el cuello del pequeño paciente.

Dado que las adenoides están más arriba de la garganta, el médico no podrá observarlas ni determinar el tamaño directamente, por lo que deberá usar:

  • Un espejo especial en la boca
  • Un tubo largo y flexible con una luz (un endoscopio)
  • Una radiografía

Lea también: Estas son las causas más frecuentes de accidentes en niños (VIDEO)

¿Cuáles son los tratamientos?

El tratamiento depende de lo que está causando el problema. Si los síntomas no son demasiado serios, es posible que no necesite tratamiento. El paciente podría recibir un aerosol nasal para reducir la hinchazón, o antibióticos solo si el especialista asegura que se trata de una infección bacteriana.

Sin embargo, en algunos casos es posible que se necesite realizar una extirpación de las adenoides, conocido como una adenoidectomía.

¿Qué es una adenoidectomía?

Una adenoidectomía es una cirugía para extirpar las adenoides. Y esto ocurre cuando el pequeño:

  • Tiene infecciones repetidas en las adenoides. A veces las infecciones también pueden causar infecciones de oído y acumulación de líquido en el oído medio.
  • Son infecciones bacterianas y los antibióticos no están siendo efectivos.
  • Las adenoides hipertróficas bloquean las vías respiratorias.

Lea también: Reconoce si tu hijo sufre el síndrome de apneas del sueño

Ante las sospechas lo importante es acudir con el médico o pediatra de confianza, quien es la única persona que podrá dar el diagnóstico y tratamiento correcto.

Con información de medlineplus.gov

Comenta y se parte de nuestra comunidad