sin ganas de sexo
Foto referencial

Para cualquier persona saludable, en edades determinadas, pensar en no tener una vida sexual activa es casi imposible. Incluso, no teniendo una pareja estable, tener sexo para la mayoría de los adultos sanos es una necesidad.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por la Asociación Japonesa de Planificación Familiar (JFPA, por sus siglas en inglés) reveló que en el país oriental no sucede lo mismo. De hecho, cada vez son más comunes las personas adultas vírgenes y los matrimonios que no tienen relaciones sexuales.

Aunque para los nipones la mayor preocupación es el bajo índice de natalidad, uno podría preguntarse ¿cuál es la razón por la cual los jóvenes y adultos saludables de esa nación sienten tal apatía sexual? La primera idea que nos viene a la cabeza es sin duda la cultura.

apatía sexual
Foto referencial

De los japoneses siempre se ha dicho que son adictos al trabajo y la tecnología; dos aspectos que consumen demasiado tiempo y esfuerzo como para que queden ganas de tener sexo. Y además, tienen graves problemas de relacionamiento en algunos rangos de edad. De hecho, siguen aumentando prácticas como el hikikomori (autoaislamiento social) y el fenómeno de los otaku, (apasionados por el anime que optan por tener relaciones amorosas virtuales).

Lea también: ¿Por qué ver porno es bueno para tu vida sexual?

Pero los nativos de la nación del sol naciente no son los únicos que prefieren hacer otras cosas antes que tener sexo. Los llamados millennials, también entran en esta categoría.

En los más jóvenes

Casi hiperactivos en materia de deportes y tecnología, los millennials se han caracterizado por su poco interés en el sexo. La llamada generación Y (nacidos en las décadas de 1980 y 1990) tienen menos relaciones sexuales de las que tenían otras generaciones. El hallazgo fue revelado por un estudio coordinado por la Universidad de San Diego y publicado en la revista científica, Archives of Sexual Behavior.

 

sin sexo
Foto referencial

Según la psicóloga de la Universidad de San Diego, Jean M. Twenge, autora del libro Generation Me, y principal autora del estudio, “aunque aparentemente la tecnología y las aplicaciones para ligar, en teoría, ayudan a los millennials a encontrar rollos sexuales más fácilmente, puede también tener un efecto contrario; y es que los jóvenes pasan tanto tiempo conectados online que interactúan menos en persona y, por consiguiente, no mantienen relaciones”.

Lea también: ¿Qué hacer cuando la depresión afecta el sexo?

Para Twenge habría otra posible explicación; los millennials se caracterizan por cuidar mucho de su aspecto físico, por lo cual la preocupación por su seguridad personal, así como la saturación de información sobre abusos en fiestas juveniles, por ejemplo, también los podrían mantener alejados del sexo.

Y una razón más. La mayoría de los millennials viven con sus padres pasados los 20 años de edad, retrasan la edad del matrimonio y pasan más tiempo consumiendo ocio individual.

Más allá de los nipones y los millennials, cualquier persona puede sentir apatía sexual. Haber tenido una experiencia sexual traumática, por ejemplo, es un detonante para alejar el sexo. Pero también lo son hechos menos “perceptibles”, como la falta de comunicación con la pareja, la toma de determinados medicamentos, el insomnio, el estrés, la depresión, la baja autoestima o el miedo al fracaso.

Lea también: 5 razones por las cuales se debilita la salud sexual

En cualquiera de estos casos, la recomendación de la educadora y sexóloga venezolana, Michela Guarente, es estar atento a los síntomas iniciales; rechazar un beso, postergar los momentos íntimos, no querer caricias…

Asimismo, Guarente recomienda no culpar ni señalar a alguno de los miembros de la pareja en el momento en que se descubre la apatía sexual, sino ser honestos, tratar de rescatar los momentos afectivos, luchar contra la rutina y consultar con un especialista.

Comenta y se parte de nuestra comunidad