En tiempos de crisis como la que vive nuestro país, especialmente en el sector salud, la prevención toma un papel determinante y se hace indispensable para lograr mantener un cuerpo sano. Establecer medidas preventivas desde nuestra juventud contribuye en gran medida a diagnosticar y tratar enfermedades en sus etapas iniciales, en lugar de permitir el progreso de las mismas, que en algunos casos tienen consecuencias irreversibles.

La salud de la mujer debe cuidarse desde temprana edad. En este artículo revisaremos los puntos más importantes que deben cuidarse en cada etapa de la vida femenina.

La salud ginecológica en la infancia

En el caso de las niñas, son las madres quienes observan el adecuado desarrollo de los órganos genitales femeninos y la aparición de los caracteres sexuales secundarios como son el crecimiento del vello púbico, el desarrollo de las glándulas mamarias y la aparición de la menstruación; si se observa alguna irregularidad en la aparición de estos caracteres se debe acudir al médico.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

salud ginecologica en la infancia

Foto referencial

Puntos clave de la salud ginecológica en la adolescencia

Las jóvenes frecuentemente presentan irregularidades menstruales con tendencia a la oligomenorrea o atraso de la menstruación, debido a la inmadurez del eje hormonal que se presenta en esta edad. También con la aparición de la menstruación y el cambio en la flora vaginal puede presentarse aumento del flujo vaginal y en algunos casos presentan signos de infección como el prurito y el mal olor.

En esta etapa es importante recordar que es muy probable que la adolescente inicie la actividad sexual; según las estadísticas la edad a la cual predominantemente se presenta la primera relación sexual en las jóvenes varía entre los 14 y 16 años en Venezuela, sin embargo cada vez más se observan casos a edades tan jóvenes como como los 11 y 12 años.

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

Orientar a las jóvenes es labor principalmente de las padres, educándoles acerca de la responsabilidades y riesgos que representa el inicio temprano de la vida sexual, las ventajas de esperar la madurez sexual y mental adecuada para comenzar la actividad sexual, y recordando que, en el caso que la adolescente inicie la sexualidad, es preferible una actitud responsable al desconocimiento que trae como consecuencia embarazos no deseados y la posibilidad de adquirir infecciones de transmisión sexual. Hablar con los hijos sobre este tema y acudir con la adolescente a su primera consulta ginecológica, es un paso importante en la prevención.

La salud ginecológica de la mujer adulta
Salud ginecológica adulta

Foto referencial

En esta etapa ya debemos establecer como pauta el control ginecológico anual, donde el médico realizará la prueba de Papanicolaou o citología, punto clave en la prevención del cáncer de cuello uterino, patología que aún sigue ocupando uno de los primeros lugares en la lista de muertes por cáncer en nuestro país, a pesar de contar con métodos de prevención temprana.

También con el examen ginecológico podemos diagnosticar y tratar infecciones vaginales que si no se tratan pueden desencadenar procesos más graves como la enfermedad inflamatoria pélvica e incluso infertilidad por obstrucción de las trompas uterinas.

En este control ginecológico también se realiza en el examen mamario y la evaluación ecosonográfica de la pelvis, y de esta realizamos detección de enfermedades en la mama, útero y ovarios. En pacientes mayores de 35 años se solicita la evaluación mamográfica, método principal en el despistaje de cáncer de mama.
La tercera juventud o también llamada menopausia.

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

Nuestra paciente menopáusica debe seguir el control ginecológico anual, y se agregan ciertas evaluaciones como la cardiovascular, recordando que muchas pacientes presentan hipertensión silenciosa y este tipo de enfermedad trae consecuencias graves para órganos como el corazón, riñones y cerebro que pueden prevenirse con el diagnóstico temprano. Es importante también la evaluación por gastroenterología, especialmente si hay antecedentes de cáncer de colon, otro de los tipos de cáncer más frecuentes y responsable de altas cifras de mortalidad en Venezuela. Frecuentemente estas pacientes también ameritan evaluación endocrinológica por la aparición de trastornos tiroideos y alteraciones en el metabolismo del azúcar como la diabetes. También es importante el despistaje de osteoporosis, tomando en cuenta que esta patología representa un riesgo importante de fracturas de cadera, que a su vez eleva la morbimortalidad de la tercera edad.

Finalmente recordemos los cuidados básicos que deberían de practicarse a cualquier edad para el cuidado de la salud: alimentación balanceada y saludable, realizar ejercicio regularmente, evitar el sobrepeso y la obesidad, no fumar, y no esperar a sentir algún síntoma para realizarnos un chequeo médico; muchas pacientes utilizan el argumento “yo no me siento nada, para qué me voy a realizar la mamografía”…lamentablemente cuando se siente un nódulo ya no se trata de una lesión localizada y la probabilidad de curación definitiva es menor. Prevenir es curar.

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad