Soledad
Foto referencial

Todos coincidimos en que tener una pareja tóxica, que nos maltrate física o psicológicamente, no es una opción saludable. Sin embargo, el extremo opuesto, la soledad crónica, ¿es saludable?

En 1959, la psicoanalista Frieda Fromm-Reichmann fue la primera en darle un vistazo científico a la soledad. En su texto Onloneliness, la especialista dijo: “La soledad parece ser una experiencia tan dolorosa y aterradora que la gente haría casi cualquier cosa para cambiarla”.

A partir de ahí, muchos estudios se han hecho en torno a la soledad. Algunas de las conclusiones a las cuales llegaron, te las presentamos a continuación:

Lea además: Abuelos. Conoce cómo la soledad los afecta

La soledad tiene un componente genético

Este hecho fue comprobado en una investigación que realizaron científicos de distintas universidades con hermanos gemelos en comparación con hermanos adoptados.

soledad crónica
Foto referencial
La soledad se mide por un test

Aunque pareciera algo subjetivo, la realidad es que hay un test desarrollado por la Universidad de Los Ángeles (UCLA), utilizado por los especialistas para medir el grado de soledad que padece una persona.

La soledad no tiene sexo

No hay distinción entre hombres y mujeres, si bien las mujeres admiten padecerla y utilizan más la palabra soledad que los hombres. Aunque no tiene sexo, sí parece tener edad, pues las épocas en que más se padece este trastorno son la adolescencia y la vejez, luego de los 80 años de edad.

Lea además: Soledad. Tan nociva como la obesidad

soledad crónica
Foto referencial
Se puede desarrollar fobia a la soledad

Así lo demostró un estudio conjunto de las universidades de Virginia y Harvard, dirigido por el doctor Timothy D. Wilson. En su experimento, de 18 participantes que fueron metidos solos en una habitación por 15 minutos, 12 de ellos apretaron un botón para recibir descargas eléctricas como forma de pasar el tiempo.

La soledad aumenta las probabilidades de morir y de ser obeso

Un análisis realizado por los doctores del Centro de Neurociencia Cognitiva y Social en la Universidad de Chicago, John T. Cacioppo y Stephanie Cacioppo, reveló que 70 estudios combinados, con más de tres millones de participantes, han demostrado que las probabilidades de mortalidad y/o de obesidad, aumentan hasta en un 26% por la soledad.

Considerada como una epidemia, la soledad crónica está ocasionando severos problemas de salud en el mundo industrializado. Si bien la soledad puede llegar a convertirse en una fuente de crecimiento personal e independencia, hay que tener claro que para manejarla se requieren buenas destrezas emocionales.

Comenta y se parte de nuestra comunidad