Cómo definir mi comida favorita, parece tarea fácil, con todo y eso, es como describir un beso, se tiene que vivir y cada quien se hace su propia historia de él; por eso con tantas recetas y tipos de comida en el mundo todos vivimos ese plato soñado como si fuera el único y más especial de la faz de la tierra.

Ese plato pudo habernos marcado de formas tan extraordinarias o sencillas como nuestras vidas; por un viaje, una tradición de familia, un desayuno de fin de semana, un almuerzo memorable, una cena especial, por un encuentro casual, un plato que nos marcó en proceso de conquista, un regalo, una sorpresa o sencillamente esa merienda de la tarde que esperábamos con tanto gusto.

comida favorita
Foto referencial

Lea también: Sopa de Pollo… Cura del Alma

La emocionalidad que se trasmite en mi comida favorita no tiene precio, por eso no es el plato más caro de un restaurante, ni el ingrediente más fino, ni el de más elaboración o el más exótico, sencillamente es el que se conecte en un click con nosotros.

En ese recuerdo de niño, esa infancia feliz por unas galletas recién horneadas, una torta salida del horno y el envase donde se batía la mezcla que le pedíamos a nuestra madre para limpiar (admito que yo mataba por comerme la mezcla de todas las tortas que hacía, eran lo máximo), el arroz con leche de ella no tiene comparación, el quesillo era mundial, cremoso, muy cremoso, la natilla, el flan, podría hablar años de esa cocina y jamás empalagarme, el punto es que calo en mis recuerdos, en mis buenos recuerdos, por eso mi comida favorita es algo tan personal y así de todos.

Lea también: Yo amo al chocolate y el chocolate me ama a mí

Cuando alguien me menciona su plato favorito, solo me transporto a lo que me expresa y vivo su emoción, siento que su comida favorita es única en el mundo, como la mía o como la tuya que estás leyendo esta columna. Respeto la opinión de los demás y procuro compartirla, sin egoísmos y sin envidia, siempre agradeciéndole a Dios y a la vida que me dieron unos padres maravillosos, que gracias a ellos estoy aquí amando mi pasión y no trabajando como se suele hacer cuando la tarea que debemos realizar para vivir no nos gusta.

Algo tan simple como la mostaza y su aroma, me llevan a pensar que siempre que la coma, me llevará a recuerdos muy bonitos de mi infancia, mi padre hacía las hamburguesas y perros calientes más ricos del mundo. Soy fanático número uno de las salchichas y viene de un plato que hacía él los fines de semana para nosotros. Tanto me gustaba que 28 años después de fallecido, me sé de memoria cada ingrediente y su combinación. En alguna columna hable del minestrón y es que, es la mejor sopa del mundo, mis padres la hacían cada uno a su estilo y los dos eran geniales, por eso me considero sopólogo, amante de las sopas.
Algunas abuelas, madres, padres, realmente cocinan muy poco, pero llegan a tener ese plato especial que toda la familia ama, adora y hablan de esa preparación como lo mejor del mundo, esa es la magia de nuestra comida favorita.

comida favorita
Foto referencial

Para ir más adentro en este mundo de los gustos, la mejor hallaca del universo la hacía mi mamá, el mejor pernil, ensalada de gallina, pollos rellenos, por eso la Navidad me hace tan feliz y ahora elaboro el mejor pan de jamón también por herencia, buscando que los comensales sueñen todo el año con él. Todo es un tema de emociones asociadas a un momento que se tornó especial en mi vida. Si consideras que haces la mejor hallaca del mundo o cena navideña, la quisiera degustar y así comerme tu mejor comida o receta favorita.

Te invito a ver los micros con tips de cocina: “Bocaditos culinarios” por Facebook en A TU SALUD, BIENESTAR Y CALIDAD DE VIDA.

Gracias DIOS.Alexander López chef Ligerito

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad