Quién iba a pensar que la cerveza y el vino

formarían parte de los experimentos tecnológicos en pro de la salud

Juymar García

 

cerveza

Foto referencial

“Bebe que la vida es breve”, era el dicho predilecto de mi tío, y fuera de cualquier eufemismo o celebrar a quienes empinan el codo por demás, he de reconocer que el venezolano promedio es el tercer consumidor de alcohol de la región, y seguro recibirá con gran entusiasmo, a pesar de los pesares, la noticia.

Y es que desarrolladores del mundo cervecero han logrado crear una cerveza saludable, si, como lo leen, ya existe una cerveza que es capaz de mejorar la salud.

Lea también: Las Redes Sociales y los niños: Un problema de seguridad, salud y bienestar

Se lee en la nota que científicos de la Universidad de Singapur han logrado desarrollar una cerveza completamente probiótica que se complementa con microorganismos vivos que mantienen la salud del aparato digestivo y el sistema inmunitario, según un reporte de esta Universidad.

Los investigadores señalan que alcanzar la cantidad suficiente de las bacterias en la cerveza fue un reto, ya que esta bebida contiene unos ácidos que impiden el crecimiento y la supervivencia de los probióticos.

Luego de nueve meses de estudio, los investigadores lograron dar con una receta con la cantidad y el tipo óptimo de bacterias. “Para esta cerveza usamos bacterias de ácido láctico”, comentó Chan Mei Zhi, investigadora encargada, que añade que “estos microorganismos probióticos utilizan los azúcares del mosto de cerveza para mantener su funcionamiento”.

La cerveza posee más de 2.000 componentes que hacen que posea propiedades antioxidantes. Es decir, beber cerveza con moderación ayuda a proteger al organismo frente a la oxidación y el envejecimiento de las células. Esto previene y/o retrasa la aparición de algunas enfermedades degenerativas

Lea también: Mucho cuidado con el Dr. Google

beber cerveza

Foto referencial

Algunas propiedades de la cerveza son:

Nutritiva: contiene vitaminas del grupo B (en especial destaca el ácido fólico)

Los minerales también están presentes, especialmente el magnesio y el calcio, la fibra y los antioxidantes, que provienen especialmente de una planta (lúpulo) que se añade a la cerveza durante su elaboración para darle ese toque amargo”, añade.

Prevención contra el infarto: Podría evitar la oxidación de las células, aumentar la cantidad de colesterol HDL (bueno) y proteger frente a lesiones miocárdicas agudas asociadas al infarto. Beber cerveza se vincula a un menor riesgo de cardiopatías isquémicas, favorece la función cardíaca global y podría tener cualidades antiinflamatorias que contribuirían a la reducción del riesgo cardiovascular.

Huesos más sanos: El silicio, que promueve la densidad ósea y evita la pérdida del hueso, o los fitoestrógenos, asociados a la mejora de los síntomas de la menopausia y la prevención de la osteoporosis, esta bebida mejora la salud ósea. El consumo de ligero a moderado de cerveza puede reducir el riesgo de fracturas y osteoporosis.

Lea también: Cuerpos tatuados, cuerpos inteligentes

Menos infecciones en mujeres: Si el consumo es moderado podría mejorar la respuesta inmune contra los organismos que provocan las enfermedades infecciosas.

Protección frente a enfermedades como el Alzheimer: El silicio contenido en la cerveza puede estar asociado con la protección de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer ya que reduce la biodisponibilidad de aluminio en plasma y tejido cerebral, vinculado con algunas patologías neurodegenerativas importantes.

Prolonga la vida:  Beber cerveza con moderación ayuda a proteger al organismo frente a la oxidación y el envejecimiento de las células. Esto previene y/o retrasa la aparición de algunas enfermedades degenerativas.

Diabetes y cerveza: En la última década han aparecido estudios que demuestran que el consumo moderado de cerveza influye en la prevención y el control de la diabetes, así como, en la evolución de sus complicaciones.

Recuperación en el deporte: ¿Cerveza y deporte unidos? La respuesta es sí: la cerveza puede favorecer la hidratación y conseguir que ésta sea más rápida y efectiva de manera que el deportista tenga menos dolores musculares. Las propiedades de sus ingredientes, el bajo contenido alcohólico y sus características organolépticas posibilitan, que sea una buena bebida para recuperar el metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas tras realizar ejercicio.

Ácido fólico en el embarazo. Durante el embarazo es muy importante que la futura madre no ingiera alcohol. Por eso, si le apetece tomarse una cerveza… tiene que ser sin alcohol, la ventaja de esta bebida es que contribuye a la hidratación y además aporta ácido fólico por lo que en el embarazo no es ningún inconveniente que se consuma.

Lea también: El proceso de duelo

vino

Foto referencial

Al pan, pan, y al vino, vino

También el vino se posiciona como una bebida saludable, toda vez que desarrolladores tecnológicos han creado dispositivo que promete mantener las propiedades del vino intactas, tras abrir la botella por 25 días.

Esta tecnología de avanzada recibe el nombre de Pconswine. Se trata de un desarrollo de tecnología española y entre sus principales características está el uso de gas Argón (absolutamente inerte), con un costo del gas excepcionalmente bajo.

Juymar García

Comenta y se parte de nuestra comunidad