La resequedad vaginal ocurre cuando los tejidos de la zona genital pierden su lubricación, debido a la disminución en el aporte de estrógenos, bien sea por causas naturales como la llegada de la menopausia, o por agentes externos como algunos medicamentos u hormonas empleadas en el cáncer de mama, endometriosis, fibromiomatosis uterina e infertilidad; extirpación quirúrgica de los ovarios y la radioterapia o quimioterapia. También es frecuente con el uso de de anticonceptivos orales debido a que la función de estos es mantener la función ovárica disminuída y por los tanto el aporte de estrógenos es menor.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

¿Cuáles son los síntomas de la resequedad vaginal?

La disminución en la producción de estrógenos genera la atrofia del tejido vulvovaginal, y suele cursar con síntomas como ardor, dolor con las relaciones sexuales, flujo vaginal, prurito, aumento en la frecuencia de infecciones vaginales y urinarias, e incluso en algunas pacientes, afortunadamente no la mayoría, el malestar es tan severo que puede dificultar su vida diaria.

Un porcentaje importante de pacientes pueden ser asintomáticas, sin embargo estas pacientes son aquellas que no refieren vida sexual, y que al querer iniciar las relaciones sexuales acuden al ginecólogo con muchas molestias durante la penetración por la falta de lubricación y el roce de los órganos sexuales que puede incluso producir lesiones en la mucosa vaginal.

resequedad vaginal

Foto referencial

¿Qué opciones de tratamientos existen para tratarla?

Contamos actualmente con diversas formas de tratamiento, hormonal y no hormonal, y dependerá de los antecedentes de la paciente y la severidad del cuadro la decisión por alguno de ellos.

Como medidas preventivas generales tenemos el uso de jabones con un pH adecuado para el área genital; evitar lociones perfumadas, ropa interior de lycra y ropa ajustada; usar cremas hidratantes adecuadas para la zona vulvar; uso de lubricantes con las relaciones sexuales y finalmente la ingesta adecuada de líquidos y el hábito miccional frecuente, contribuyendo así a disminuir la frecuencia de infecciones urinarias asociadas a esta entidad.

Los tratamientos hormonales a base de estrógenos locales se colocan directamente en la vagina y tienen poca absorción en el torrente sanguíneo, sin embargo no deben de administrarse sin supervisión medica, especialmente en aquellas pacientes con antecedentes de cáncer de mama. Existen presentaciones en forma de óvulos, cremas o tabletas vaginales.

Lea también: ¿Cómo debes alimentarte durante el embarazo?

Recientemente se ha empleado la terapia con plasma rico en plaquetas, un procedimiento mediante el cualva partir de una muestra de sangre de la misma paciente se obtiene un concentrado de plaquetas que es aplicado directamente en vagina en varias sesiones, y favorece la nueva síntesis de colágeno en la vagina mejorando así la lubricación vaginal. Es útil especialmente en pacientes con contraindicación para el uso de terapia hormonal, con resultados satisfactorios en el tratamiento de la resequedad vaginal.

Recuerda que hay opciones para el tratamiento y no debes renunciar a tu vida de pareja por temor a presentar molestias. Comunícate con tu médico ginecólogo.

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad