Cuando la piel no es capaz de retener la humedad y prevenir la pérdida de hidratación es menos eficaz a la hora de trabajar como barrera efectiva por lo que seguidamente se puede notar sequedad, rigidez, enrojecimiento con picores y, en casos extremos, incluso agrietada.

Para este mal de la piel agrietada hoy les mostramos un sencillo remedio casero, para ello necesitará:

1 bolsa de muselina.
Hojuelas de avena.

Lea también: Muffins de puré de manzana y avena con leche de almendras