La salud bucal en personas con necesidades especiales ha representado un reto para el odontólogo desde hace mucho tiempo, ya que las diferentes discapacidades físicas y mentales condicionan la adecuada higiene bucal, llevando consigo el desarrollo de enfermedades orales de alta prevalencia en este tipo de personas con alguna condición.

El estado oral de estas personas se caracteriza por presentar una higiene deficiente que origina la presencia prolongada de placa bacteriana, ocasionando inflamación gingival, caries y enfermedad periodontal.

salud bucal

Foto referencial

Los pacientes con discapacidad leve generalmente presentan porcentajes más bajos de caries dental cuando se comparan con los que presentan discapacidades moderadas y severas, los cuales presentan índices de caries superiores y mayor enfermedad periodontal.

A su vez, es importante destacar que la salud oral de las personas discapacitadas también se ve afectada por los efectos secundarios de los medicamentos a los cuales están sometidos, pues estos pueden causar resequedad significativa en boca, alto riesgo a caries por el alto contenido de azúcar, así como aumento del tamaño e inflamación de las encías por medicamentos anticonvulsivantes.

Lea también: Ortodoncia en la tercera edad. ¿Mito o realidad?

Las discapacidades físicas y mentales son factores determinantes en la caries dental y la enfermedad periodontal.

Estas dos entidades están estrechamente relacionadas debido a que su aparición y severidad depende del control de la placa bacteriana, lo que implica movimientos específicos y que requieren de una alta motricidad fina, difíciles de realizar en un paciente con problemas motores.

Para mejorar y mantener la salud bucal de estos pacientes es preciso que los padres o las personas mas cercanas conozcan sus necesidades y condiciones individuales, y así tomar en cuenta las distintas opciones que ofrece el mercado en cuanto a cepillos, aditamentos para higiene interdental y enjuagues bucales para el control de placa.

salud bucal personas especiales

Foto referencial

Como padres o personas cercanas a estos pacientes, debemos de:

1- Insistir y ayudarles en la higiene. Buscar conocer todo tipo de aditamento, técnica o producto, que nos ofrecen las casas comerciales, y elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

2- Mejorar hábitos alimenticios. Respetar los horarios de las comidas y una dieta balanceada conociendo cuales son los alimentos ricos en azucares, ácidos etc, nos ayuda a disminuir el riesgo a caries. También hay alimentos que nos ayudan a la autoclisis, es importante conocerlos ya que pueden ser de gran ayuda y los podemos utilizar como merienda, tales como la zanahoria entre otros.

3- Acudir al odontólogo con más frecuencia. Las limpiezas dentales para prevenir caries y enfermedad periodontal, serán más a menudo, podrían ser cada 3 meses o cuando el paciente lo necesite, esto va a depender, del tipo de limitación del paciente.

Lea también: Ortodoncia en edades tempranas: 6,7,8 años. ¿Mito o realidad?

Gran parte de la batalla está ganada si cumplimos bien los tres puntos anteriores, aunque lo más importante es conocer bien a nuestro familiar con alguna limitación y de cuales son sus principales carencias o demandas, par así poder ofrecerle justo lo que necesita y ayudarle en el mejoramiento de su calidad de vida y mantenimiento de la salud.

Y recuerda que la prevención es la clave de todo.

Carlos Rauseo