¿Quién no ha oído decirle a nuestras madres: “Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe…”? ¡Razón no les falta! Y no necesariamente por la cantidad sino por lo importante de consumir esta comida a diario.

El DES/AYUNO significa romper el ayuno que mantenemos desde el día anterior. Éste debe hacerse durante la primera hora desde que nos levantamos, no a mitad de mañana, o cuando llegamos a la oficina, o en el carro. Esta práctica inadecuada de no desayunar nos provoca fatiga, dolores de cabeza, estreñimiento, etc.

Desayuno

Foto referencial

Lea también: Receta. Cesta de carne de vegetales (+video)

Muchos son los beneficios de poner en práctica el hábito de desayunar. Entre ellos tenemos:

  • Reponemos las reservas de glucosa, que es la fuente de energía principal de nuestro organismo.
  • Evitamos picos en la producción de insulina, por lo que mantendremos nuestro metabolismo estable y así estaremos previniendo la aparición de ciertas enfermedades como la Diabetes.
  • Regularizamos funciones gastrointestinales.
  • Mantenemos un peso saludable y, al mismo tiempo, nuestra masa muscular.
  • Evitamos dolores de cabeza por el ayuno.
desayunar

Foto referencial

Lea también: ¡No te sabotees! Trabaja tu autoestima y tu salud dental

Si no tienes el hábito de salir desayunado de tu casa porque suele causarte molestias (náusea, sensación de llenura o simplemente porque lo haces después de esa primera hora clave luego de levantarte), te damos algunos tips para ayudar a instaurar este hábito en tu vida:

  • Levántate 20 minutos antes para que tengas tiempo de preparar tu comida.
  • Puedes comer la mitad de lo que preparaste y dejar la otra mitad para luego, o simplemente alguna preparación sencilla como una infusión caliente (té, manzanilla, café) con algún carbohidrato complejo (pan, casabe, galleta de soda, cereal).
  • Si te gustan los lácteos, puedes prepararte un cereal con leche descremada o yogurt con cereal, debido a que estos contienen tanto carbohidratos como proteínas.
  • Poco a poco ir aumentando porciones y hacerlo más completo, en donde haya alimentos fuentes de cada grupo. Es decir, un carbohidrato (granos, cereales y tubérculos), una proteína (queso, huevo, jamón, leche, pollo, carne, pescado) grasas, vegetales y frutas.
importancia del desayuno

Foto referencial

Lea también: La mesa y la familia, receta de lujo

Te dejo 2 ejemplos de desayunos completos, saludables y, lo mejor de todo, ¡fáciles de preparar!

  1. Sándwich de pan integral con atún desmenuzado, cebolla picada y aguacate + Durazno.
  2. Avena en hojuelas con leche descremada + Frutas picadas cambur y lechosa + Té caliente.

Al poner en práctica estos sencillos pasos para iniciar bien el día, sentirás en muy corto tiempo los cambios en tu organismo, te sentirás con más fuerza para iniciar la jornada laboral o simplemente tu día a día.

Twitter e Instagram: @nutrividave

Rosalia Reyes