La pérdida espontánea espontánea del embarazo antes de las 20 semanas, denominada como aborto, ocurre en 10 a 20 % de los casos, es decir, en uno de cada cinco embarazos y el riesgo de que vuelva a ocurrir es de 0,3 %.

Es así como podemos encontrar que una parte importante de la población femenina fértil ha tenido un aborto.

Y aunque el sentimiento de pérdida del embarazo está presente, muy probablemente en pocos meses, esta paciente que ha tenido un aborto, puede lograr un embarazo completamente normal.

¿Cuáles con las causas de los abortos?

Las causas del aborto son múltiples: genéticas, infecciosas, desórdenes endocrinos y metabólicos, inmunológicas, defectos anatómicos, entre otros.

Generalmente las pérdidas del embarazo antes de las 12 semanas, están asociadas a defectos genéticos como las alteraciones cromosómicas, y las pérdidas después de las 12 semanas tienen mayor relación con problemas metabólicos como la diabetes, el hipotiroidismo, o problemas infecciosos como la toxoplasmosis, rubéola, el herpes, entre otros.

aborto

Imagen referencial

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

¿Cuáles son los síntomas?

Los abortos espontáneos pueden iniciar con sangrado genital y dolor pélvico, motivo por el cual la paciente consulta al médico.

Sin embargo otro grupo de pacientes puede ser asintomática y es en el momento de la consulta que se diagnostica la ausencia de latido fetal en el embrión, conocido como embrión muerto retenido, o la presencia de saco gestacional sin embrión, llamado huevo anembrionado.

Una vez que la paciente comienza con el sangrado , dependerá de la cantidad de restos ovulares que permanezcan en la cavidad uterina y de la cantidad de sangrado, para que el médico decida o no la realización del legrado uterino, según sea un aborto completo o incompleto.

¿Qué tipo de complicaciones pueden presentarse?

aborto

Imagen referencial

Una paciente con un aborto siempre debe acudir al médico, incluso si solo presenta un sangrado genital abundante y no sospecha que se trata de un aborto, debido a que una de las complicaciones de esta entidad son las hemorragias genitales, que pueden incluso ameritar transfusión.

Además hay riesgo de infección y solo el médico puede decidir la conducta ante estos casos.

Los abortos pueden ser espontáneos o inducidos. En este último caso la legislación venezolana solo permite la interrupción del embarazo cuando corre peligro la vida de la madre.

Sin embargo, en numerosas ocasiones aquellas pacientes que no desean continuar el embarazo recurren a diversos métodos no médicos en manos de personas que no son profesionales del área de la salud, y se enfrentan a graves complicaciones como las infecciones generalizadas del organismo, también llamadas sepsis, y en algunos casos ameritan la extirpación completa del útero con la consiguiente infertilidad.

En nuestro país, las complicaciones por abortos mal practicados ocupan un lugar importante entre las causas de morbimortalidad materna.

¿Qué importancia tiene la recurrencia del aborto?

En el caso de aquellas pacientes que han presentado dos abortos consecutivos, la probabilidades de recurrencia es mayor, y en este caso la realización de exámenes especiales para descartar las causas antes descritas es indispensable.

Es importante la evaluación de enfermedades infecciosas, el despistaje de patologías metabólicas como la diabetes y las enfermedades de la tiroides; de igual forma se debe evaluar la posibilidad de enfermedades inmunológicos como el lupus eritematoso sistémico y el síndrome antifosfolipido.

Por eso la importancia de la consulta preconcepcional para evaluar los riesgos y definir estrategias que minimizen la recurrencia de un aborto.

Por. Dra. Peggi Piñango

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad