En el mundo de la medicina se ha comprobado que el tamaño, tanto de la vagina como de los testículos, puede decir mucho sobre la salud de una persona. Ahora los  especialistas se han dedicado a estudiar cómo puede influir y qué nos puede decir nuestro trasero sobre nuestra salud.

Dicha parte del cuerpo siempre ha sido  y seguirá siendo uno de los grandes atractivos del humano, especialmente del femenino. Pero además de atractivo, el trasero supuso, en la evolución humana, que el hombre pudiera caminar derecho… aunque algunas teorías sigan indagando sobre dónde perdimos la cola.

Ahora se suman las pistas que nos pueden dar las posaderas en materia de salud.

trasero

Foto referencial

Lea también: Los periodos irregulares provocan diabetes tipo 2

Diabetes y salud del corazón

La Universidad de Oxford, en el Reino Unido, realizó un estudio en que el encontró una estrecha similitud entre la forma del trasero de una mujer y su riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardíacas.

Los especialistas durante algún tiempo observaron que la distribución general de una persona de la grasa corporal es un gran indicador de su salud. Sin embargo, todo el tejido adiposo no se distribuye por igual. Es decir, la grasa extra en el área del pecho puede ser más peligrosa debido a su proximidad al corazón, ya que aumenta el riesgo de ataques cardíacos.

Por su parte, en los glúteos el efecto puede ser contrario y beneficioso. Debido a que la grasa corporal en zonas bajas del cuerpo (glúteos, caderas, muslos) atrapa ácidos grasos y proporciona protección contra ciertos problemas de salud.

«Si esos ácidos grasos se almacenan en otros órganos como el hígado o las arterias, esto te hace propenso a desarrollar diabetes y enfermedades del corazón», explicó el doctor Konstantinos Manolopoulos.

trasero

Foto referencial

Sin embargo, Manolopoulos aseveró que en el caso de las mujeres tampoco puede decirse que acumular grasa en esa zona es siempre un signo de buena noticia,  de manera que la grasa hay que controlarla médicamente en edades concretas como las de la menopausia; ya que el aumento de peso generalizado sí puede ser un factor de riesgo y llevar a desarrollar otras enfermedades.

Lea también: Para la salud, el tamaño de los testículos sí importa

Pérdida de fuerza muscular

  • Unos glúteos excesivamente flácidos o caídos puede ser síntoma de poco desarrollo muscular y esto puede acabar teniendo efectos en la espalda y los pies.
  • Los dolores crónicos de espalda pueden estar asociados a una musculatura débil en la zona de los glúteos.
  • Por otro lado, si uno siente la zona de las caderas más pesada de lo habitual, esto puede deberse a un problema en los pies y en la musculatura de las piernas.

Sin embargo, todo esto se puede corregir con una rutina de ejercicios como esta: Fortaleciendo caderas y glúteos

trasero

Foto referencial

Hemorroides y foliculitis: ¿cuándo preocuparse?

Asimismo, dos de los problemas más habituales relacionados con esta zona de nuestro cuerpo son las molestas hemorroides y las foliculitis. Ambos presentan episodios de leve sangrado. No obstante, el primero no genera riesgo alguno y en muy raras ocasiones tiene complicaciones y requiere atención médica más allá de un remedio que alivie la molestia. Mientas que en el segundo caso, las zonas de vello, pueden llevar a la aparición de sinus pilonidales que necesitan de cirugía para ser extirpados.

Lea también: Hombres ¿Por qué no pueden dejar de ver traseros?

Con Información de 20minutos.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad