¿A quién no le gusta la música? Sea cual sea el estilo, está confirmado que trae múltiples beneficios a la salud emocional y física de los seres humanos.

Escucharla provoca una gran diversidad de estímulos cerebrales que accionan una compleja cantidad de reacciones, las cuales intervienen directamente en aspectos importantes de la vida como:

  • El estado de ánimo
  • El control del estrés y la ansiedad
  • La reducción de la sensación de fatiga

Georgina Montemayor, catedrática de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, explica que todos estos beneficios se dan gracias a la profunda estimulación a nivel cerebral que produce cada una de las ondas musicales; independientemente de los gustos de cada persona.

De hecho, si la música es de tu agrado, el cerebro manda de forma inmediata sensaciones de placer y bienestar por medio de la segregación de algunas sustancias.

Según la experta, entre las más importantes sustancias que libera el cuerpo están las dopaminas, que causan esa sensación de placer y satisfacción, e incitan a las personas a alcanzar los objetivos. “Y la segundas son las endorfinas, que generan bienestar”, indica la experta.

Lea también: La música ayuda a mejorar el desempeño laboral

Ejemplo claro de esto es el buen humor de las personas que empiezan su día escuchando música en sus lugares de trabajo y cambian la actitud de quienes no lo hacen.

Haz la prueba con este ejemplo:

“Escuchar música clásica o estimulante ocasiona que el oyente vea las cosas de otra manera, en la mayoría de los casos, de forma positiva, lo cual lo motiva a realizar sus actividades de manera menos tediosa y más efectiva”, revela la especialista.

Dicha sensibilización no sólo aplica en los seres humanos. Por mencionar un caso curioso, las vacas cuando escuchan música alegre, generan más leche y de mejor calidad.

Más beneficios

Algunos de los beneficios más interesantes de escuchar música son:

  • Ayuda a apresurar la cicatrización de las personas que tuvieron una intervención quirúrgica.
  • Amplifica la comunicación neuronal, la elasticidad y la plasticidad del cerebro.
  • Para dormir o relajar, es fabulosa la música con sonidos clásicos o de la naturaleza.
  • Escuchar música con los ojos cerrados amplifica notoriamente su efecto sensorial.
  • Escuchar melodías suaves y a buen volumen reduce la presión arterial y las respuestas de miedo. La canción “Eye Of The Tiger”, del grupo Survivor, es una de las más estimulantes.

Buscar el equilibrio físico y mental es una tarea diaria de los seres humanos. Hallarla en los numerosos elementos que tenemos al alcance, como la música, es la elección ideal para tener una vida mucho más saludable.

Lea también: Descubre el estado de tus emociones con la musicoterapia

Fuente: Cronicamx

Comenta y se parte de nuestra comunidad