Hoy les voy a compartir que “ejercicios mentales” que estoy realizando, minuto a minuto, hora a hora, día a día, para trasformar mi realidad inmediata, la única que está en mis manos cambiar. Esta práctica puedo definirla, haciendo una analogía con una modalidad de entrenamiento, con las aceleraciones y los intervalos. ¿Ustedes se preguntarán cómo? Bueno, en algunos momentos lo hago muy bien (rápido y fácil), dichos hábitos los tengo muy presentes y en otros, se me olvidan, perdiendo la velocidad o el paso. Lo importante es que la omisión es de horas y constantemente estoy insistiendo en vivir mejor mentalmente.

Todo este intento emocional se deriva del aprendizaje que he alcanzado, entrevistando a especialistas como Carla Acebey de Sánchez, Efraín Hoffmann, María Elena Garssini, Julio Bevione, Yvis Mata, etc. Son demasiados realmente, pero todos parten de la resiliencia, el pensamiento positivo y el mindfulness, como herramientas esenciales para enfrentar la realidad y crearla para hacer que funcione en pro de nuestro bienestar.

La Esperanza

Foto Referencial

Voy a hacer el intento, desde mi humilde experiencia, de explicarles cómo somos responsables de lo bueno y malo que nos pasa a partir sencillamente de lo que ponemos en nuestra cabeza.

Cada pensamiento que tenemos es una proyección de energía y tienen la gran capacidad de originar un resultado. Amigos todo en el universo es energía y sin duda, atraemos la energía en la cual vibramos.

Si ando de mal humor, contrariado, ese es el tipo de situaciones y el tipo de personas (negativas) que atraeré. Además esas serán las emociones que provocaré en los demás. Si buscan un cambio, sean ustedes mismos parte de dicho cambio con acciones, pensamientos y sentimientos que den lugar a la trasformación en los que les rodean y en las circunstancias. “EL CAMBIO COMIENZA CON UNO” y se los aseguro, lo estoy viviendo actualmente.

La calidad de mis pensamientos y sentimientos determinan diariamente el cambio que se sucede.

Lea también: Nuestra boca sufre los estragos del estrés

No se llenen de ira, rabia o desesperanza con lo que sucede en su entorno, traten de pensar que estamos en momentos culminantes esenciales para que se suceda el renacimiento. ¿Cómo son los partos? “Muy dolorosos”.

Esperanza

Foto referencial

Desde que me levanto, centro mis pensamientos, en lo bueno que tengo y me sucede, más me esfuerzo hasta el desmayo en no pensar en lo malo en no destacar lo desagradable.

Si algo negativo sucede, trato de solucionar sin pensar mucho. Entiendan que si agradecemos siempre nos mantendremos en una alta vibración, vivan en el agradecimiento.

Otro dato fundamental es alejarnos de la gente pesimista y “mala onda” como diría un mexicano. Además dediquen una hora del día, y no más, a enterarse de lo que sucede en nuestro país y el mundo porque cada vez que vemos u oímos informaciones negativas perdemos esa energía que necesitamos para funcionar, es decir, tendemos a perder la FE y el OPTIMISMO. Este último es contagioso, y ayuda a crear una masa crítica que es lo que propicia el cambio para bien.

Lea también: De quiero una pareja a ¡tengo una pareja!

En mi opinión vale la pena hacer el esfuerzo, porque los expertos afirman que “los pensamientos alegres y amorosos tienen más poder de cambio que los pensamientos negativos”.

No hagan nada desde la rabia háganlo desde el amor, y aunque sea algo que detesten, pues dará excelentes frutos, que se los digo yo. Incluso denle amor a los que te adversan y créanme que tarde o temprano, serán sus aliados.

Si van a pedirle a Papito Dios, háganlo con agradecimiento para que su vibración coincida con su deseo.

Si no les gusta su realidad, hay muchas que no me gustan de la mía, no reaccionen con disgusto, más bien alégrense pensando que está cambiando y tarde o temprano eso será así. Internalicen de una vez por todas, insisto, que el pensamiento es absolutamente transformador si accionamos, claro está. No se trata de solo pensar, sin hacer nada.

esperanza

Foto referencial

La realidad que estamos viendo cuenta, pero lo que más influye en lo que va a suceder es como respondemos o reaccionamos ante los hechos, por tanto no sea reactivo, piense antes de responder y hágalo desde el amor siempre.

Es posible que por momentos nuestra vibración baje, cuando esto ocurra, vuelvan a subirla inmediatamente, como les mencioné imagínense que están haciendo ejercicios de intervalos, sólo enfóquense en el cambio positivo, una y otra vez, aunque tengan recesos en los cuales lo pase por alto.

Lo único constante en la vida es el cambio, éstos ocurren permanentemente y nuestra realidad para esa transformación siempre reflejará nuestro estado de consciencia individual y colectivo, por tanto conviene pensar lo mejor.

Por último es importante que seas ustedes el ejemplo de lo que quieren ver reflejado en su país. Si quieren a su alrededor personas respetuosos, sean respetuosos ustedes también, si desean compañeros amables, sean amables ustedes tú también, si necesitan prosperidad, no se enfoquen en las carencias. Nuestro entorno es nuestro espejo.

Esta columna fue originalmente publicada en Caraota Digital 

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad