El esmegma es una combinación de células muertas del área genital, producto del recambio celular fisiológico, junto con el sebo producido por las glándulas modificadas de Tyson que se encuentran tanto en el glande y la porción interna del prepucio en el hombre, como en el clítoris y los labios mayores de la mujer.

Tiene color blanquecino, aspecto untuoso, fuerte olor sui generis de la zona y se acumula a lo largo del día si no hacemos un lavado genital frecuente.

Ahora bien, la causa por la cual las partes íntimas tienden a tener mal olor incluso en ocasiones similar al pescado, es por las bacterias, ellas son las responsables de ese olor característico y en ocasiones desagradable que todos tratamos de evitar.

mal olor genital

Imagen cortesía de @urologiaenlinea

Nuestras zonas íntimas desprenden células muertas constantemente, éstas se acumulan combinándose con la humedad del sudor, en un ambiente cerrado, sin luz, con altas temperaturas, creando todo un microclima propicio para la proliferación bacteriana.

El vello púbico atrapa el sudor, la orina, el semen, los fluidos vaginales, la lubricación genital excitatoria. Súmale el esmegma producido y hacen la letal combinación para nuestra higiene.

La dieta también influye en el mal olor, especialmente si se come carnes magras y lácteos, no hay que dejar de consumirlos, solo debemos hacer un adecuado aseo genital y tomar mucha agua para eliminar toxinas.

Lea también: 11 alimentos que aumentarán tu testosterona y por lo tanto tu deseo sexual

Cómo asear tus genitales: la clave está en el agua

Para el aseo genital no hay nada mejor que el AGUA. Hidratarse adecuadamente constituye un buen hábito de salud, la eliminación de toxinas a través de la transpiración y la orina que son filtros naturales. Pero además no hay nada mejor y más inocuo que el lavado mecánico con agua de los genitales para el aseo.

pareja

Foto referencial

Mi recomendación de experto es lava tus genitales a diario solo con agua, eso sí frecuentemente, y no necesitarás hacer nada más, pero si es de tu preferencia a continuación, te doy las recomendaciones para que lo hagas de la mejor manera posible, sin exponerte al daño.

Syndet vs Jabón: entre lo aceptado y lo prohibido

Si realmente sientes la necesidad de utilizar una sustancia limpiadora y desodorizante de tus genitales, es recomendable evitar el uso del jabón. Estos son por lo general alcalinos, su pH está por encima de los 7.7 y a veces puede llegar incluso a 10.

Nuestra piel en general tiene un pH fisiológico de 5.5 el cual es ácido. Si utilizas un jabón vas a producir un desequilibrio del mismo, entre muchos otros efectos adversos, la eliminación del film hidro lipídico natural que es protector.

El pH ácido fisiológico de la piel evita que proliferen gérmenes patógenos, es decir, las bacterias que son las que producen el mal olor, por lo tanto, buscando generar buen olor terminarás creando las condiciones propicias para el mismo.

Lea también: ¡El cambio comienza en lo individual!

El jabón al mezclarse con agua dura (agua con altos contenidos de sales disueltas, calcio y magnesio asociados a carbonatos), tiende a formar sales que precipitan sobre la piel, formando una capa que causa irritación y resequedad, así como obstrucción de los poros.

Además el agua dura hidroliza el jabón y se genera un álcali cáustico sobre la piel.

Los jabones como mucho tienen apenas propiedades sobreengrasantes de un 5 %, no solo destruyen la capa hidro lipídica, sino que no aportan lípidos necesarios para reponerla.

En resumen, el jabón daña tu piel, la irrita, la reseca y genera todo el microclima propicio, no solo para desarrollo de infecciones sino como mínimo mal olor al final del día o las horas…

jabón

Foto referencial

Hablemos entonces del Syndet, éstas sustancias son conocidas como TENSIOACTIVOS, tienen propiedades humectantes, detergentes, espumantes, emulsionantes, y son preferibles frente a los jabones si queremos limpiar y desodorizar nuestra zona íntima.

Lea también: Ventajas de ser una persona sensible

Preservan el pH fisiológico de la piel, mantienen el film hidro lipídico y puede ser sobreengrasantes hasta en un 25%, no alteran la flora bacteriana normal (por lo que no favorecen el mal olor al final del día) tampoco precipitan el agua calcárea (aguda dura) sin las consecuencias irritativas ya explicadas.

Los tensioactivos limpian de forma suave y balanceada la piel, al ser anfílicos, tienen una fracción hidrófila que se une al agua y una parte lipófila que se une a la grasa y a la suciedad, al disminuir la tensión superficial hacen que la suciedad se desprenda más fácilmente, de manera que limpian, respetando el microclima fisiológico de la piel.

Existe Syndet para pieles secas e irritadas, que contienen además un elevado contenido de lípidos los cuales ayuda a restituir el film hidro lipídico de la piel.

Consejo final: Lava tus genitales frecuentemente al menos 2 veces por día, usa solo agua, y si es de tu preferencia solo Syndet para complementar el aseo, nunca jabón.

Dr. Fernando J Serrano