Los genitales femeninos externos, conformados principalmente por los labios mayores y menores, son conocidos también como vulva. Y precisamente los labios mayores están cubiertos por piel, así como la zona que los rodea, es decir la cara interna de ambas piernas en la regional más cercana a la vulva, así como el espacio perineal que se refiere a la región que va desde el orificio de la vagina o introito al orificio del ano. También cercano a esta zona esta la región perianal, que es la zona que rodea el orificio del ano.

Entre los tipos de lesiones más más frecuentes en esta zona tenemos:

Dermatitis  por contacto: producida por el contacto por factores irritantes como jabones, ropa íntima, perfumes o cremas, látex.

Infecciones  por hongos, generalmente por la Cándida; frecuentemente afecta la piel de la vulva y es muy sintomática, cursando con prurito intenso, a tal punto que se producen lesiones por rascado con signos de inflamación.

Lea también: ¿Por qué ocurren los abortos?

Infecciones  por bacterias, con afectación de los folículos pilosos, denominado también foliculitis, o lesiones por sifilis, que se manifiesta como una úlcera.

Infecciones por virus como el VPH, o molusco contagioso, que se presentan como verrugas.  O infección por el virus del herpes, que se presenta como vesículas dolorosas.

Cambios de coloración  de la piel, como la  hiperpigmentación que ocurre después del embarazo o del rasurado frecuente, o la  hipopigmentacion que se observa en los casos de vitiligo.

vagina vulva

Imagen referencial

Lesiones de las glándulas de Bartholino, ubicadas en la cara interna de los labios mayores en el tercio inferior, responsables de la lubricación de la vagina, y que pueden verse afectadas por lesiones quísticas que a su vez pueden infectarse y formar abscesos muy dolorosos, que pueden requerir drenaje o cirugía.

Lesiones crónicas de la piel como el Liquen escleroso, que se refiere a cambios en la piel vulvar que inician con manchas blancas y el posterior adelgazamiento y atrofia de la piel, frecuente en la menopausia. Esta patología cursa con prurito o picor constante, dolor con las relaciones sexuales, y en algunos casos retracción de la vulva con fusión de los labios.

Lea también: ¿Es normal el sangrado genital después de la menopausia? ¿Qué hacer en este caso?

Otras enfermedades de la piel como la psoriasis, el melanoma, úlceras, dermatitis seborreicas, líquen plano, varices.

Lesiones premalignas de la piel vulvar como son los VIN (neoplasias intraepiteliales vulvares).

Todas las zonas que conforman el área genital femenina externa descrita anteriormente, está cubierta  por piel, y aunque pueden presentar lesiones que no son prevenibles, también son sitios que frecuentemente se ven afectados por lesiones que ocurren  como consecuencia de malos hábitos de higiene o uso de productos inadecuados, así como técnicas de depilación muy agresivas para esta zona.

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

¿Qué tipo de medidas son recomendables para evitar lesiones en los genitales externos?

  • Usa jabones adecuados para esta zona: aunque resulte natural usar jabones de tocador para el aseo vulvar, este tipo de jabones pueden ser muy abrasivos y así como resecan demasiado la piel de todo nuestro cuerpo y no son recomendados en el caso de la piel sensible, en el caso de la vulva barren el manto propio de esta zona así como la flora genital, y muchas veces solo con cambiar a un jabón adecuado los síntomas como el prurito mejoran.
jabones

Foto referencial

  • No abusar de las técnicas de de depilación como la cera o el rasurado con hojilla; el pelo forma parte de la barrera protectora de esta zona, y aunque los patrones de estética actual establecen que la zona debe estar siempre depilada, es importante aplicar el sentido común y entender que este tipo de procedimientos no pueden realizarse a diario o varias veces a la semana. De igual forma el otro extremo tampoco es recomendable, es decir el pelo demasiado largo, ya que puede ocultar lesiones o puede ser asiento de parásitos que no sean fácilmente visibles.
Depilación

Foto referencial

  • Usar productos íntimos como toallas íntimas preferiblemente sin olor y de cubierta lo más parecida al algodón, de manera que no sean irritativos. De igual forma es recomendable el uso diario de ropa íntima de algodón, no abusar del uso de tampones, y aunque a muchas mujeres les encanta usas protectores diarios, en realidad la mayoría de los médicos no los recomendamos, ya que se convierten en un factor externo que favorece el desarrollo de bacterias; una vagina sana no debería de tener un flujo de color o mal olor, así que si esto ocurre debes acudir al médico.

Lea también: ¿El embarazo gemelar representa un riesgo?

  • Finalmente ante cualquier cambio en la piel de tus genitales externos te recomiendo acudir al médico ginecólogo antes que de que las lesiones sean más difíciles de tratar. En muchos casos puede ser necesario la evaluación multidisciplinaria como es el caso del médico dermatólogo, para ofrecer un óptimo tratamiento a nuestros pacientes.

Por. Dra. Peggi Piñango