Al aterrizar y despegar en los aviones es frecuente que oigamos el llanto de algún bebé a bordo, que los chiquitos se quejen de dolor de oído y que nosotros los adultos tengamos, dolor leve o sensación de oído tapado con disminución de audición y en algunas personas puede llegar incluso a presentar vértigo.
Ésto sucede porque la trompa de eustaquio, que es el tubo que conecta la parte posterior de la nariz con el oído medio y cuya función es compensar la entrada de aire al oído, abriendo y cerrando esta comunicación, está tratando de hacerlo.
En los bebés y niños pequeños está inmadura y no se puede hacer la compensación, generando molestias; y en los adultos con problemas respiratorios, se disminuye la entrada de aire que llega a oídos, pudiendo en ocasiones permitir la entrada de moco.
otitis

Foto referencial

Lea también: ¿Hora loca para mantenerse joven y saludable?

Si realizamos movimientos deglutirnos, es decir, tragamos algo, incluso saliva, se abre la trompa de eustaquio y mejoramos la aireación del oído, por eso es que se le indica amamantar, dar tetero o colocar chupón a los bebés, masticar algo duro (como una zanahoria) a los niños, sobre todo si tienen problemas de otitis y en general, a los adultos, masticar chicle en los cambios de presión producidos por despegar o aterrizar en un avión.
El mal funcionamiento de la trompa de eustaquio fue un grave problema para los Otorrinolaringólogos hasta hace unos pocos años, pero en la actualidad existen métodos no invasivos  para corregirlo, incluso en consultorio utilizando láser.
Si sospecha que presenta problemas para compensar su oído, no dude en consultar a un especialista.
Sajidxa Mariño