Cuando afrontamos un desamor, sentimos ansiedad, tristeza y hasta llegamos a  sentir culpa de estar en esa situación, las interrogantes comienzan a girar, ¿será que no doy el ciento por ciento en mí relación?, ¿Ya no soy tan atractiva o atractivo?, ¿Mis ocupaciones laborales están mermando mi matrimonio? entre otras, pero en realidad las separaciones si se quiere suelen ser parte de un ciclo que cuando llega a su fin se debe cerrar de la mejor manera.

Es importante saber que en el campo amoroso, estamos los que aceptamos y los que no superamos situaciones de desafecto, es ahí donde la mujer o el hombre deben buscar ayuda de amigos y familiares, conseguir opciones para la distracción, bien sea hacer ejercicio, cambiar de look, viajar, rodearse de personas que sumen alegrías a su vida y ayuden a aliviar las tensiones.

Lea también: ¿Hora loca para mantenerse joven y saludable?

Ahora, si el proceso de desparejamiento se torna muy fuerte, al punto de llegar a la  depresión, desmejora personal que va desde no asearse, no arreglarse, llorar a toda hora, dejar de comer y descuidar los compromisos tanto familiares como laborales, es necesario acudir a expertos; lo que se traduce en pedir ayuda de psicólogos, que rescaten ese lado vivo que queda en el afectado.

qué hacer ante el desamor

Foto referencial

Desamor en la adolescencia y la adultez

Es propicio mencionar las tipos de desamores que se presentan a lo largo de la vida. En la adolescencia por ejemplo, solemos hechizarnos por haber encontrado esa primer pareja que nos gusta y nos parece lo mejor del mundo. Así lo vemos, pero no sabemos del todo qué es el amor verdadero, así que si una ruptura se da en este ambiente juvenil puede doler, llegamos a creer que esa era la persona para toda la vida, pero no es así y eso lo entendemos cuando vamos madurando.

En la adultez, donde la relación va en serio, se llega al matrimonio, días felices, compartir buenos y malos momentos, los hijos y la convivencia es más estrecha, es ahí donde el alejamiento de una de las partes desequilibra de manera tajante, porque no sabes que está sucediendo con todo lo que construiste, aún más, si falla la comunicación y la sinceridad en decir, esto debe terminar ya no soy feliz y te estoy arrastrando a ti también a esa amargura.

Lea también: ¡El cambio comienza en lo individual!

Llegó la desavenencia

Generalmente, cuando inician los desacuerdos en la vida de pareja o el noviazgo,  uno de los dos involucrados comienza a manifestar su rechazo a todo, bien sea a la comida, a la realización de alguna tarea del hogar, les incomodan las llamadas y  mensaje, evitan frecuentar juntos algún lugar o reunión familiar, siempre está presente la actitud hostil.

¿Cómo remediar el desamor?

Si bien es sólo un crisis temporal, sea por sobrecargas de trabajo, deudas,  desempleo, enfermedad u otros factores, ambos deben comunicarse sobre lo que  está afectando, de esa manera solventar el problema, pero si se hace cuesta arriba es propicio solicitar ayuda de terceros para salir a flote, hay situaciones de crisis matrimoniales, donde se separan por un tiempo y luego restablecen la convivencia, ese es un caso.

Del mismo modo, está el radicalismo para decir, me separo definitivamente, no soy feliz, la pasión no es la misma, lo que me gustaba de él o ella ya no lo percibo o simplemente quiere darse la oportunidad con otra personas. Es ahí donde entra en juego el sufrimiento de quien no se espera esa noticia, el bajón en la autoestima y la no aceptación, esto es otra arista, cuando no supero que perdí, que debo pasar el duelo y seguir adelante, se vive el desamor al cien por ciento.

Lea también: Ventajas de ser una persona sensible

Hay otros casos donde ambas partes están de acuerdo en liberarse del emparejamiento y simplemente hablan, se entienden, se dan su espacio y comienzan a funcionar como amigos en el mejor de los términos más si hay hijos presentes, y si no los hay, muchos deciden no tener rencores pero tampoco quieren más contactos, no sufren dicha ruptura.

Cuando llega el desamor es mejor no aferrarte, di no al fracaso.

desamor

Foto referencial

Tips para superar un desamor

Un artículo de la página digital Innatia, enumera los siguientes puntos:

Vive el duelo. Enójate, niégate a perder, vive la tristeza… pero por último, y
esto no es opcional, debes aceptar y continuar

No vuelvas con esa persona si no merece la pena.

Evita que los celos y la agresión te envuelvan.

Nunca te muestres como víctima. Levanta la cabeza.

No difundas por redes sociales tus penas.

Lea también: Bisexualidad: Más mujeres que hombres

“Esto se acabó”

Qué mejor manera de comenzar este párrafo dándole énfasis al título del segundo  libro del psicólogo Alberto Barradas, en el cual desglosa distintas respuestas  correspondientes al tema tanto de las separaciones de parejas como para quienes  no quieren soltar la relación.

En este texto el autor brinda distintas vertientes para superar de la forma más sana un rompimiento.

@Psicovivir

Psicólogo Luis Barradas. Foto cortesía de revista Clímax compartida por @Psicovivir

Entre las preguntas que el autor pone en la palestra se encuentran: “¿Qué tanto te  amas? ¿Cómo anda tu autoestima?”, ambas vitales para entender que primero debe estar el amor propio para poder amar a alguien más.

El saber valorarte te ayudará más rápido a superar todo obstáculo y así evitaras caer en un pozo llamado desamor, despecho, separación como queramos llamarle a ese trance.

Del mismo modo, el psicólogo Barradas hace una sentencia sobre el matrimonio. Al respecto expresa: “Estoy seguro que en este libro cada uno de ustedes se verá  reflejado en una o más partes, porque a todos nos han roto el corazón alguna vez. Empiezo por lo que considero una verdad: en la sociedad de hoy el matrimonio es una mala decisión. Lo digo no porque lo creo, sino porque más de 60 % de las parejas se están divorciando, y eso es señal de algo”.

Para adquirir el libro nacional e internacionalmente sólo deben escribir al siguiente
correo psicovivir.libros@gmail.com. Más información por las redes sociales twitter e Instagram @Psicovivir.

Con información de nota de prensa de editorial Planeta.