Al momento de ejercitar nuestro cuerpo debemos tratar  incluir todos los músculos del cuerpo para conseguir un equilibrio, para vernos armónicos pero también garantizarnos el poder evitar lesiones derivadas de las exigencias cotidianas, por ejemplo, por cargar “mal” tal cosa.

En función de lo anterior, estoy segurísima que uno las zonas que apenas tonificamos, y lo digo por experiencia propia son los antebrazos. Si bien es cierto que los antebrazos están implicados en numerosos ejercicios, no se les trabaja directamente, sino que reciben parte de la tensión del movimiento, sin incidir directamente en ellos.

Tengan en cuenta que fortalecer los antebrazos nos ayudará a mantener protegidas las articulaciones de las muñecas que en la mayoría de los casos son las que soportan o sufren la presión de los ejercicios para los brazos, hombros y espalda. Tener unos antebrazos fuertes aumentará nuestra potencia.

Flexión de hombros con palanca fija de brazos usando mancuernas

María Laura García Ejercicios sin excusas

También puede consultar: Fortalecimiento de la Cintura Escapular

1 Para la posición inicial colóquense de pie con ambos antebrazos flexionado en un ángulo de 90°a la altura de su torso, sujetando un par de mancuernas en posición “martillo”, cuyo pero sea manejable para ustedes.

2 Eleven primero uno de sus brazos, manteniendo fija la flexión de ambos brazos, de modo que la mancuerna del brazo que se eleva  quede a la altura de su ceja. Regresen a la posición inicial e inicien el movimiento con el otro brazo.

Según Glen González, fisioterapeuta y asesor de A Tu Salud, “este ejercicio otorga resistencia, estabilidad, flexibilidad y  fuerza a los antebrazos, hombros y la cintura escapular.

Flexión pronada de antebrazos usando mancuernas 

María Laura García Ejercicios sin excusas

1  Para la posición inicial colóquese de pie, con ambos antebrazos flexionados en un angulo de 90° a la altura de su torso, sujetando un par de mancuerna en posición “pronada” cuyo peso sea manejable para ustedes.

2 Flexionen sus antebrazos por completo, de modo que las mancuernas queden a la altura o por encima de sus hombros. Luego vuelvan a la posición inicial.

González indica que “este ejercicio otorga resistencia, estabilidad, flexibilidad y  fuerza a los antebrazos, hombros y la cintura escapular”.

CRÉDITOS:  Glen González, Fisioterapeuta. E-mail: fisiototaltraining@hotmail.com