Si algo no podemos detener es el paso del tiempo. Pasan los años, aprendemos cada vez más, pero también envejecemos; la piel pierde elasticidad, pierde colágeno y aparecen las arrugas. Es algo que en definitiva no podemos evitar, sin embargo, si podemos frenar el proceso de envejecimiento con técnicas, herramientas e incluso con métodos muy efectivos, como los que está ofreciendo la medicina estética, con los hilos tensores.

Este procedimiento, es uno de los más avanzados en esa área. Es una alternativa no quirúrgica con resultados inmediatos y con un tiempo de recuperación menor en comparación con otros.

“Los hilos tensores son de un material sintético que se reabsorbe en el transcurso de seis a ocho meses aproximadamente y ayuda a la formación de nuevo colágeno. Tiene efecto bactericida, de relleno y tensor, lo que los hacen más confiables”, indicó la Dra. Yudith Marin, médico cirujano especialista en medicina antienvejecimiento del Centro Médico Antienvejecimiento.

Por su parte, la Dra. Dayana Alfonso, explicó que “esta alternativa consigue regresar la firmeza al óvalo facial y tensar la piel del cuello. Se trata de tejer una especie de malla, una estructura de hilos cruzados que sujete el tejido facial”.

hilos tensores

Foto referencial

Lea también: Mejora tu cutis con un facial botánico (video)

¿Cuáles son sus ventajas?

Este método estético presenta una gran cantidad de ventajas que superan al resto de los tratamientos de rejuvenecimiento facial, debido a que:

  • Es biocompatible, es decir, no produce rechazo.
  • Es 100 % reabsorbible.
  • Sus efectos son duraderos, hasta más dos años.
  • Ofrece un efecto de lifting sin cirugía y de relleno.
  • No necesita puntos ni anestesia, entre otros.

¿Cómo se colocan?

Su aplicación es sencilla y puede demorar entre 30 y 45 minutos. El procedimiento consiste primero en marcar los vectores para guiar la entrada de la aguja. Luego se introducen a nivel cutáneo o en la dermis profunda, en forma lineal; o se pueden entretejer los hilos, formando una malla que sirve como estructura de soporte para el tejido. Se pueden colocar desde 2 hasta 20 hilos tensores.

hilos tensores

Foto referencial

¿Dónde se colocan?

La zona fácil es la más demandada para aplicar o introducir estos hilos tensores, sobre todo en la región malar, la zona mandibular, cuello, papada, surcos naso genianos y cejas. De igual forma, a nivel corporal, brazos, muñeca, piernas, rodillas, glúteos y abdomen, son muy prácticos y efectivos.

Los resultados son inmediatos y a mediano plazo, entre los primeros 21 días y tres meses. Y a los seis meses aproximadamente ocurre la activación del colágeno, cuando se reabsorben por completo los hilos tensores.

¿A quién va dirigido?

Toda persona a partir de los 35 años que quiere prevenir, reparar y/o mejorar la flacidez y otros signos propios del envejecimiento  pueden someterse a este tratamiento estético, el cual puede combinarse con otros como: radiofrecuencia, toxina botulínica, rellenos, mesoterapia con vitaminas, plasma rico en factores de crecimiento, entre otros.

Lo importante, es cuidar la piel y realizar cualquiera de estos métodos con personas expertas en cosmetología o medicina estética.

hilos tensores

Foto referencial

Lea también: Conoce cómo puede hacerse un rejuvenecimiento facial con tres toques (+video)

Con Infomación de NP de Centro Médico Antienvejecimiento y www.hola.com