Anne Harguth, especialista en dietética del Sistema de Salud de Mayo Clinic, sabe muy bien la lucha que supone preparar alimentos para niños quisquillosos con la comida, y no solo dice “ya basta”, sino que comparte estas sugerencias para que los niños prueben comidas nuevas, más sanas y hasta de apariencia extraña:

1. Entender que los alimentos nuevos llevan tiempo

madre y mujer

Foto referencial

Los niños no siempre quieren probar un alimento nuevo desde el comienzo, así que continúe ofreciéndoselo porque puede requerir varios intentos hasta que al niño le guste el alimento. ¡No se rinda!

Lea también: Reflujo gastroesofágico en niños

2. Recordar que una cantidad pequeña ofrece grandes ventajas

alimentos sólidos

Foto referencial

Ofrezca al niño una porción pequeña de los alimentos sanos que le gustan. A medida que más diversa se torne su alimentación, más fácil será planificar las comidas.

3. Servir de modelo

comer-consciente-a-tu-salud

Foto. Alejandro Córdoba

A los niños quisquillosos con la comida, preséntele a menudo alimentos nuevos y descríbale el sabor y la textura. Si el niño ve que usted disfruta del nuevo tipo de comida, quizás decida que es seguro probarlo.

Lea también: Mi hijo tiene acné y lo está sufriendo toda la familia

4. Intentar un solo alimento a la vez

niños quisquillosos al comer

Foto referencial

Servir nuevos alimentos con la comida que a todos les gusta en casa puede ayudar, porque ofrecer muchos alimentos nuevos a la vez puede resultar atemorizante.

5. Escoger el momento oportuno

niños de mal comer

Foto referencial

Siempre vale la pena ofrecer un nuevo alimento al comienzo de la comida, cuando todos están con hambre.

Lea también: Obesidad infantil: OMS ofrece nuevas directrices

6. Combinar alimentos, en caso necesario

niños comida

Foto referencial

Algunos niños pueden gustar de los nuevos alimentos cuando se los mezcla con otros. Otros niños, en cambio, pueden gustar un alimento nuevo si lo comen separado y, en ese caso, un plato con divisiones es lo mejor.

“Lidiar con niños quisquillosos para comer puede parecer una batalla dura y sin final, pero se vuelve más fácil con el tiempo”, explica Harguth.

“Recuerde que no está sola, pues casi todo padre lucha con un niño quisquilloso para comer. La clave está en no darse por vencido y continuar ofreciéndole nuevos alimentos”.

Con información de nota de prensa

Comenta y se parte de nuestra comunidad