Las planchas, aunque comúnmente no son del agrado de nosotras las mujeres y me incluyo, resulta que son un ejercicio maravilloso para darle fuerza y tonificar el torso, ya que simultáneamente trabajan varios grupos musculares.

Entre otros beneficios, las planchas pueden proporcionarnos un estómago firme, una mejor postura, flexibilidad y equilibrio.

Además, cuando fortalecemos el torso, alejamos los dolores de espalda y sus lesiones que tanto merman nuestra calidad de vida. Incluso me atrevería a decir que, cuando hacemos planchas también trabajamos positivamente los glúteos y los músculos isquiotibiales. Por tanto, hagan estos tres movimientos que le asegurarán, en general, una buena condición física.

Plancha con flexo-extensión vertical de brazos con apoyo sobre palmas 

María Laura García Ejercicios sin Excusas

1 Colóquense en posición de plancha, boca abajo, apoyándose sobre los antebrazos (paralelos frente al pecho), palmas de manos y  puntas de pies. Mantengan el torso elevado del piso.

2 Luego extiendan sus brazos y queden apoyados sobre las palmas de sus manos. Regresen a la posición inicial y repitan el movimiento.

Este ejercicio otorga resistencia, estabilidad, flexibilidad del torso en general; más fuerza en los antebrazos, hombros y tríceps.

Lea también: Importancia del coaching para la vida

Plancha con flexo-extensión horizontal alternada de brazos  

María Laura García Ejercicios sin Excusas

Más del autor: Rutina de ejercicios para fortalecer las piernas

1 Colóquense en posición de plancha, boca abajo, apoyándose sobre los antebrazos (paralelos frente al pecho), palmas de manos y  puntas de pies. Mantengan el torso elevado del piso.

2 Luego extiendan al frente en ángulo horizontal uno de sus brazos, mientras mantienen su apoyo en el otro antebrazo. Regresen a la posición inicial y repitan el movimiento con el otro brazo, alternando. Hombros y torso en general serán beneficiados.

Plancha con elevación alternada de piernas  María Laura García Ejercicios sin excusas

1 Colóquense en posición de plancha, boca abajo, apoyándose sobre los antebrazos (cruzados a la altura de su pecho), palmas de manos y  puntas de pies. Mantengan el torso elevado del piso.

2 Luego eleven del piso una de sus piernas, mientras mantiene la otra apoyada del piso, gracias al pie. Regresen a la posición inicial y repitan el movimiento con la otra pierna, alternando.

El fisioterapeuta Glen González explica que “este ejercicio otorga resistencia, estabilidad, flexibilidad y fuerza de las caderas, hombros y torso en general”. 

CRÉDITOS: Glen González: Fisioterapeuta. fisiototaltraining@hotmail.com.

María Laura Garcia