A propósito del mes en que se celebra la campaña a favor de la prevención del cáncer de mamá, hoy vamos a hablar sobre los quistes mamarios.

Los quistes mamarios son formaciones redondas u ovaladas llenas de líquido que aparecen en el tejido mamario; pueden aparecer a cualquier edad, aunque son más frecuentes entre los 20 y 45 años.

Se ha relacionado su presencia con la ingesta excesiva  de bebidas marrones, como el café, té, bebidas gaseosas y chocolate.

Pueden ser únicas o múltiples y en la inmensa mayoría de los casos son lesiones benignas.

Esta entidad también es conocida como Condición Fibroquística mamaria, y sus causas son desconocidas, aunque factores hormonales y genéticos pueden estar involucrados.

Se ha relacionado su presencia con la ingesta excesiva  de bebidas marrones, como el café, té, bebidas gaseosas y chocolate. Sin embargo no siempre se encuentra este antecedente en las pacientes con quistes mamarios.  Y pueden ser más frecuente en pacientes que no han amamantado.

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

¿Qué síntomas pueden presentarse?

Pueden o no manifestarse con dolor o sensación de pesadez mamaria, y esto dependerá del número de quistes y del tamaño de estos. Las molestias pueden empeorar en los días previos a la menstruación.

En algunos casos se pueden palpar masas o bultos en los senos, dependiendo del volumen mamario, que disminuyen de tamaño o desaparecen después de la menstruación y posteriormente vuelve a crecer.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

quistes mamarios

Foto referencial

El diagnóstico de los quistes mamarios  puede ser un hallazgo casual en casos en un estudio ecográfico de pesquisa.

En el caso de lesiones palpables o de  presentar síntomas como dolor y pesadez, el médico solicitará estudios complementarios, principalmente el ultrasonido en menores de 35 años.

En algunos casos se pueden palpar masas o bultos en los senos, dependiendo del volumen mamario.

En las pacientes mayores de 35 años, es importante señalar que tienen indicación formal de mamografía anual en la pesquisa de cáncer de mama, y este debe ser el primer estudio a realizar.

Frecuentemente y posterior a la mamografía se solicita el ecosonograma mamario como complemento a este método, debido a la densidad del tejido glandular de las mamas, que es muy denso entre los 20 y 35 años y progresivamente se hace menos denso con el transcurso de los años.

Sin embargo, aunque la mamografía no sea concluyente y amerite un estudio complementario como el ultrasonido, siempre debe ser el primer estudio en el despistaje de cáncer de mama, ya que solo en la mamografía puede evaluarse la presencia de hallazgos sugestivos de malignidad.

quistes mamarios

Imagen referencial

El ecosonograma mamario puede presentar cambios que sugieren patología maligna pero no de una forma tan precoz como sucede con la mamografía.

El diagnóstico de nódulos mamarios en la mamografía amerita la realización del ecosonograma mamario para diferenciar si el nódulo es quístico o sólido.

 

Lea también: ¿El embarazo gemelar representa un riesgo?

¿Cuál es la conducta médica a seguir ante el hallazgo de quistes mamarios?

El hallazgo de quistes mamarios ameritará la punción o no de los mismos según el tamaño, la forma de los quistes, el contenido, la edad de la paciente y sus antecedentes de riesgo para patología maligna de la mama.

En el caso de un quiste único y pequeño en una paciente joven frecuentemente se indica control ecosonográfico en un lapso de varios meses, y tratamiento médico según los síntomas.

Algunas pacientes refieren sentir mejoría con la ingesta de vitamina E, analgésicos previos a la menstruación, y en ocasiones se indican píldoras anticonceptivas para mejorar los síntomas.

Recuerda que la prevención es la principal herramienta si queremos mejorar nuestra salud. Practica el autoexamen mamario y ante cualquier anormalidad acude al médico.

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad