Algunas mujeres pueden desarrollar un fenómeno conocido como embarazo psicológico. Es decir, creen que están embarazadas, incluso presentando síntomas y signos propios de la gestación.

Ahora, algunas investigaciones han concluido, que los hombres también son capaces de sufrir este fenómenos psicológico, aunque con menor frecuencia.

Conocido como Síndrome de la covada, la única diferencia entre ambos sexos es que el masculino, sabe que jamás podrá estar embarazado.

Cómo afecta el Síndrome de la covada

Este tipo de trastorno afecta en algunos casos a los hombres durante el embarazo (real) de su pareja. De igual manera, puede presentars en personas cercanas a la mujer gestante o cuidadores.

El mismo consiste en la aparición de una serie de síntomas propios del embarazo. Por lo que podría considerarse un embarazo psicológico en una persona que sabe que pronto llegará a la paternidad.

Síndrome de la covada

Foto referencial

Las primeras manifestaciones del Síndrome de la covada inician a partir del tercer mes, o ya cerca de la fecha de dar a luz. No obstante, suelen desaparecer de manera natural en el transcurso del embarazo o una vez haya nacido el bebé.

Es importante mencionar que este embarazo psicológico masculino, se da en mayor o menor gravedad en un gran número de embarazos, pudiéndose dar con una probabilidad de un 10 % cuando la gestación es normal, o incluso en un 25 % de las veces si se trata de un embarazo de riesgo y apareciendo, como mínimo, uno de los síntomas propios del embarazo hasta en un 72 % de los hombres que van a ser padres.

Lea también: ¡Confirmado! Los hombres se deprimen durante el embarazo

Síntomas del Síndrome de la covada

El hombre que esté atravesando por el Síndrome de la covada puede llegar a manifestar síntomas idénticos a las mujeres, entre los que más destacan son los mareos, las náuseas y los vómitos. Además, se conoce que también pueden incrementar su peso, aumentar la sensibilidad sensorial, e incluso, experimentar cambios en su estado de humor.

Asimismo, el hombre puede llegar a sentir una serie de antojos, algunas veces en sintonía con los que experimenta la mujer; dolores abdominales o padecimientos dentales.

El listado de posibles síntomas puede incluir:

  • Antojos
  • Náuseas y vómitos
  • Afecciones intestinales
  • Variaciones en el peso
  • Debilidad muscular
  • Fatiga
  • Disminución de la presión arterial
  • Espasmos en las piernas
  • Dolor abdominal
Síndrome de la covada

Foto referencial

  • Inhibición del deseo sexual
  • Problemas de sueño
  • Ansiedad
  • Estado de ánimo depresivo
  • Hiperactividad
  • Dolor dental
  • Problemas de concentración
  • Obsesión por la salud, entre otros.

Este largo registro de síntomas son percibidos como reales por el hombre, aunque en realidad no exista una causa física subyacente que los provoque.

Lea también: ¡Ay los juanetes!

Causas

Dado que el número de hombres que llegan a recurrir a un especialista médico es muy reducido, el Síndrome de la covada no ha podido ser ampliamente estudiado. Sin embargo, existen algunos estudios pertenecientes a diferentes corrientes de la psicología, que teorizan sobre las posibles causas:

  • Apego con el padre
  • Celos
  • Estados de ansiedad
  • Necesidad excesiva de implicarse
  • Embarazo no planificado
  • Relación muy cercana con la mujer embarazada
  • Estrés
Síndrome de la covada

Foto referencial

Alteraciones hormonales

Al igual que en la mujer, el hombre puede sufrir una serie de cambios hormonales en su cuerpo, los cuales pueden provocar una reacción de los síntomas anteriormente nombrados. Estos cambios se concretan en un descenso de la testosterona y un aumento de la prolactina.

Síndrome de la covada

Foto referencial

Cómo sobrellevar estos síntomas

Para manejar que los síntomas no se incrementen o interfieran demasiado en la vida normal del hombre, es recomendable que este asimile que la mujer no sufre ninguna afección, ni ninguna enfermedad.

De igual manera mantener una comunicación sana, natural y fluida entre ambos. El padre debe acercarse e involucrarse más en el embarazo de su pareja, como también una vez haya concluido. No obstante, si los síntomas persisten, lo mejor es acudir a un especialista, y que sea él quien determine el tratamiento o los pasos a seguir.

Síndrome de la covada

Foto referencial

Lea también: La importancia del bienestar emocional de la madre durante el embarazo

Con Información de psicologiaymente.net

Comenta y se parte de nuestra comunidad