Una persona que tiene muchos pensamientos y deseos sexuales, una alta actividad o frecuencia sexual, no necesariamente tiene una adicción al sexo o un estado hipersexual. Puede llegar a existir una delgada línea entre lo normal y lo patológico, y en este articulo te doy 6 síntomas que despiertan las alarmas sobre una adicción sexual o una hipersexualidad.

Si una persona debido a su exacerbado deseo sexual incurre en conductas sexuales de alto riesgo tales como la promiscuidad, infidelidad, consumo excesivo de material pornográfico, compra de servicios sexuales a terceros, por ejemplo, como una manera de satisfacer sus deseos sexuales, aun no sería catalogado como un hipersexual o como un adicto al sexo.

La clave para despertar las alarmas estará en que toda la actividad y los pensamientos relacionados con el tema sexual le causen algún problema personal afectivo, en su interrelación con las otras personas o en su vida cotidiana y allí es cuando nos haremos la pregunta si estamos frente a un hipersexual o un adicto al sexo.

Lea también: Eyaculación prematura: Una revisión del enfoque genético

Personas que tienen una conducta sexual compulsiva, al igual que aquellos que pasan por algún tipo de adicción como por ejemplo al alcohol y a las drogas tienden a tener como sustrato, mecanismos de enganche motivación y recompensa que refuerzan la conducta sexual.

hipersexualidad

Foto referencial

Existe una delgada línea entre ser una persona con una intensa libido sexual y un adicto al sexo o hipersexual. En este post vamos a revisar algunos síntomas que pueden hacer despertar las alarmas para saber si una persona puede ser adicto al sexo.

1. Entorpecimiento de la vida normal

adicto al sexo

Foto referencial

Sentir mucho deseo sexual, tener frecuentemente pensamientos referentes al sexo y estar continuamente motivado a buscarlo, no necesariamente significa que se es un adicto. Sin embargo, si por estar procurándose placeres sexuales, buscando continuamente la manera de satisfacer las pulsiones, esto entorpece los actos de la vida cotidiana como el trabajo, los estudios, las relaciones familiares, sociales y las habituales de pareja, entonces puede existir una adicción al sexo.

Lea también: Ausencia de placer durante el orgasmo: una extraña enfermedad sexual llamada anhedonia orgásmica

2. No lo puede controlar

adicción al sexo

Foto referencial

Es un acto impulsivo que escapa al control, por realizarlo el individuo cae en una especie de trance en el cual lo realiza de una manera automática sin medir las consecuencias, sin importar lo que tenga que hacer para conseguirlo, tiene un problema y debe buscar ayuda ya.

3. El sexo se torna compulsivo

sexo compulsivo

Foto referencial

Por lo general la actividad sexual debería hacer sentir bien a quien la practica. Si lo hace para sentirse menos mal, ya sea para reducir la ansiedad, aumentar la autoestima o evadir otros problemas. Si la persona siente que no es capaz de abstenerse de sus prácticas compulsivas, y el hacerlo se pone de mal humor, ansioso, incómodo o definitivamente no puede pensar en otra cosa, podría estar enfrentando una adicción al sexo.

Lea también: ¿Qué es el esmegma? Cómo evitar el mal olor genital sin irritarte en el intento

4. Se establece una dependencia, que es cada vez mayor

adicción al sexo

Foto referencial

La sexualidad no se sacia, poca o ninguna vez queda satisfecho, de modo que al paso del tiempo son necesarios más y mayores estímulos para alcanzar el mismo confort emocional, del mismo modo que un drogadicto necesita cada vez mayores dosis para sentirse bien.

5. Se empieza a asociar sexo con emociones negativas

hipersexualidad

Foto referencial

Si cuando la persona se siente sola, triste, deprimida, con miedo, culpable o poco valiosa, acude al sexo para hallar un poco de sosiego o acallar esas sensaciones, en realidad la persona está sexualizando estas emociones. Algunos expertos sostienen que, en muchos casos, los adictos al sexo no necesitan la actividad o práctica sexual en sí, sino más bien un poco de conexión con otra persona o de validación de sí mismos, tornándose la adicción en un mecanismo de refuerzo de la conducta.

Lea también: 11 alimentos que aumentarán tu testosterona y por lo tanto tu deseo sexual

6. Sus relaciones comienzan a ser vacías o disfuncionales

Apps para mejorar el sexo

Foto referencial

Con mucha frecuencia, los adictos al sexo necesitan de otra persona para hallar la satisfacción que buscan. Esto da como resultado relaciones vacías en las que la otra persona es sólo un medio que se usa para dar cauce a la adicción o por otra parte si se establece una relación ésta podría verse afectada por la compulsión del adicto y por su preferencia por actividades -o personas- fuera de la relación, tales como la infidelidad o la adicción a la pornografía.

Si tú o tu pareja presenta alguno de estos 6 síntomas anteriores, es necesario buscar ayuda profesional para un adecuado y oportuno diagnóstico y tratamiento. Si nada de lo anteriormente mencionado aplica a tu vida sexual, y gozas de una elevada libido y una vida sexual muy activa, pues que la disfrutes y recuerda que, siempre se deben tener relaciones y prácticas sexuales, consensuadas y responsables para vivir de una experiencia plena y saludable.

Dr. Fernando J Serrano

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad