Hace apenas unas semanas inició un nuevo año académico tanto para la educación básica, media diversificada, como para la universitaria. Muchos jóvenes iniciaron sus clases con mucha motivación y dispuestos a aprender algo todos los días, que los pueda ayudar a forjar un futuro. Sin embargo, siempre existe un grupo que por circunstancias, ya sean personales o por el entorno, no pudieron acceder a la educación superior, es decir, a la universidad. ¿Qué pasa si ese bachiller es mi hijo? ¿Qué hago?

Para hablar sobre qué hacer como padres ante una situación similar, la psicóloga Carmen Capó explicó al equipo de redacción de A Tu Salud, que lo elemental es “conversar con su hijo sobre que desea hacer temporalmente”. Es decir, acercarse a él y conocer las razones principales por las que por las que no ha considerado realizar una carrera universitaria.

universidad

Foto Referencial

Lea también: ¿Hijos adolescentes? Aprende a negociar los permisos

No imponga, negocie

Asimismo,  indicó que “no se debe buscar imponer que hacer, sino negociar que otras opciones existen y siempre dejar explicito el apoyo como padres para alcanzar esa meta”. Aseveró que puede ocurrir que el adolescente no haya considerado otras opciones como cursos y talleres que puedan ayudarle a desarrollar alguna habilidad u oficio específico, por lo que “buscar ayuda profesional para este asesoramiento puede ayudar a expandir el panorama actual, ya que cada caso es diferente”, sentenció.

A juicio de la experta, es importante ayudar a descubrir en el adolescente cuáles son sus fortalezas y debilidades a fin de poder tomar decisiones más asertivas con respecto a su futuro.

universidad

Foto Referencial

En caso que la razón por la que no ingresó a la universidad sea por motivos económicos hay que primero agotar todas las opciones y hacerle ver que hay otras posibilidades como “optar por Universidades públicas o, por becas a la excelencia / becas trabajo dentro de las Universidades privadas que suelen cubrir matriculas en su totalidad” afirmó la licenciada Capó.

Quiere estudiar en una universidad en el extranjero

Actualmente, dada a la crisis política, social y económica del país, muchos jóvenes han decidido migrar a otros países para continuar su formación académica en otras universidades. Y otros tantos anhelan eso mismo. Sin embargo, en muchos hogares la situación financiera no da para cubrir ese deseo, por lo que se cierran a oportunidades de estudios en el país.

No obstante, precisó la especialista que en esos casos lo importante es “invitar al adolescente a asesorarse y buscar opciones que puedan resultar viables, no solo limitarse a decir que no. Hoy en día con el uso de internet se tiene acceso a, básicamente, cualquier tipo de información, entre esta, a Universidades que incluyan becas al 100% o de repente, el uso de dobles nacionalidades en caso de tenerla” expresó.

universidad

Foto Referencial

En ese sentido, la psicóloga sentenció que al buscar asesoramiento puede ocurrir que surjan otras opciones relevantes “entre líneas” para el adolescente. Asimismo, se darán cuenta que cualquier plan o proyecto que deseen tomar requiere de esfuerzo y dedicación.

No quiere estudiar ni trabajar

Como bien sabemos, la etapa de la adolescencia no es nada sencilla, sobre todo, cuando nos acercamos a la adultez, por lo que es elemental como padres convertirnos en “una figura que escucha activamente y no solo que demanda o impone”, comentó la especialista.

Por lo que también puede ocurrir que el joven este atravesando por una etapa de rebeldía y no desee ni estudiar o trabajar. En ese caso la especialista recomienda conocer las razones de la desmotivación “esto puede ir desde un historial académico fallido o con muchas dificultades, hasta estar impregnados por la situación actual en la que los trabajadores no se sienten remunerados o, simplemente, no haber tenido un acompañamiento vocacional adecuado que le permita al adolescente conocer que es lo que desea hacer” expresó.

“Como padres es importante entender que, aunque estudiar en la universidad regularmente permite tener más oportunidades, no es la única manera de alcanzar beneficios o sustentos económicos, dedicarse a aprender algún oficio o tarea, puede ser igual de útil”, expuso.

universidad

Foto Referencial

Buscar maneras de llegarle al adolescente a través de la negociación y no desde la disposición, es una manera también de motivar al adolescente. Sin embargo, si el estado de desánimo se mantiene o acelera, es fundamental buscar asesorías o acompañamiento por parte de un profesional, para así evitar que estos factores emocionales puedan afectar cualquier otra decisión que pongan en riesgo su futuro.

Para concluir, es importante siempre tener en cuenta que como padres debemos ganarnos la confianza de los hijos, involucrarse más en su día a día, tener en cuenta o conocer cuáles son sus hábitos o hobbies, que le gusta hacer y que no, de esta manera el feebback será más efectivo y así el adolescente entenderá que no está solo y que como padres siempre nos va a interesar su futuro.

universidad

Foto Referencial

Lea también: Adolescentes rebeldes: Cómo lidiar con ellos

Para profundizar este y otros temas con la licenciada en piscología Carmen Capó puedes escribirle al correo electrónico: carmencapo7@gmail.com o comunicarse al 04149243001.

Comenta y se parte de nuestra comunidad