La alimentación para el paciente diabético siempre ha sido un tema en donde se involucran muchos factores: culturales, médicos, entre otros. A veces escuchamos decir a pacientes con esta condición: “puedo comer dulce sólo por la mañana”, “no puedo comer cambur” o, “tengo que consumir muchos jugos naturales” y un sinfín de frases que a veces no son tan reales como se cree.

Una vez que su médico tratante le diagnostica diabetes, debe conocer que esta condición debe ser tratada desde el punto de vista médico, nutricional y psicológico…

Por eso, es importante buscar orientación en todas las áreas involucradas, debido a que el manejo interdisciplinario ayuda a una mejor adherencia al tratamiento y por ende evitar las complicaciones que pueden conllevar esta condición.

jugos-de-frutas-a-tu-salud

Foto. Alejandro Córdoba

Lea también: ¿Nadie habla de belleza integral?

Dependiendo de los valores de glicemia y la clínica que presente, se suspenderán algunos alimentos como son los tubérculos, harinas refinadas, dulces, refrescos, entre otros, pero en línea general la alimentación del paciente con diabetes debe cumplir estas características:

  • Calóricamente adecuada: es decir que las calorías requeridas en el día sean cubiertas en tres comidas principales y dos meriendas.
  • Alta en fibra: esto se logra consumiendo frutas enteras y vegetales en cada una de las comidas. Igualmente mientras menos procesados se consuman los alimentos, el vaciamiento gástrico será más lento, y así se mantendrán los niveles de glucosa en sangre, por ejemplo en vez de consumir puré de papas preferir la papa al vapor y si se le puede dejar la piel mucho mejor. En cuanto a las frutas, preferirlas enteras y no en jugos, ya que así evitaremos consumir más pulpa y agregarles azúcares; a la vez que nos acostumbramos a tomar agua.
  • Baja en grasas saturadas: evitar frituras, y promover la ingesta de grasas vegetales en su estado natural, es decir: aguacate, aceites vegetales, frutos secos.
  • Moderar el consumo de proteína animal: las porciones de alimentos de origen animal debe ser el requerido, debido a que si el consumo es mayor al que se necesita, forzamos a los riñones en su trabajo.
fibras

Foto referencial

Lea también: Dos recetas para noche de brujas

Adicionalmente a todo esto, debemos consumir nuestros alimentos a horas determinadas y en un ambiente tranquilo sin distractores estresantes que perturben el proceso de digestión y absorción.

Como mencioné en un principio, lo más importante es buscar orientación profesional… Te aseguro que al asistir a un profesional de nutrición, obtendrás las pautas adecuadas para crear un menú balanceado y variado que te ayude a manejar tu condición y evitar la aparición de complicaciones.

Rosalia Reyes