Las claves para la felicidad puestas en letras no parecen nada complicadas. Sin embargo, poner en acción esas ideas para estar bien y mejor cada día resulta un reto arduo de llevar a cabo.

Por lo general, le achacamos la culpa al día a día, al estrés, al trabajo, a los compromisos y al hacer cosas siempre para otros, lo que da como resultado un cúmulo de excusas que a veces no sabemos ni cómo lidiar con ellas.

Lea también: Descubre si eres mentalmente fuerte

salud ginecológica

Foto referencial

Básicamente, para ser feliz o sentirnos plenos  y mejor con nosotros y con los demás, lo que hay que hacer es dedicarnos tiempo, por ejemplo, haciendo ejercicios. Los especialistas recomiendan al menos quince minutos. Puedes comenzar con una caminata si es que te cuesta mucho ejercitarte. Resulta interesante saber que ejercitarse es uno de los mejores antidepresivos que existe; es un tiempo de desconexión y de reconexión contigo, con tus pensamientos. Es un tiempo incluso de reflexión y de nuevas ideas.

Desayunar y comer bien también es una manera de hacer las cosas con mejor disposición y energía. Además, comer saludable brinda innumerables beneficios para la salud.

Lea también: Cómo usar la calma para lograr el éxito

Esto es solo el comienzo para una vida plena y un carácter compasivo, ya que son muchos factores los que influyen en nuestras emociones. Ser agradecido es otro escalón, una persona que vive en gratitud no solo vive motivada, sino que también inspira calidez, confianza y valor.

Si sientes que estás recorriendo el camino de ser una mejor versión de ti, pon atención a los detalles de tu vida diaria. Ser atento a las necesidades de las otras personas, tener un detalle de amor o cariño como una llamada a tu amigo o a tus padres puede  hacer la diferencia.

Sonreír es la clave, porque puedes incluso cambiarle la vida a una persona; la alegría es contagiosa.

Estos cambios no se logran con facilidad, y mucho menos si somos de los que no les prestamos atención a nuestros rasgos negativos, y no  trabajamos en mejorarlos o aprovecharlos para bien. Los pensamientos positivos son una herramienta muy importante en estos casos, también lo es identificar qué aspectos de nuestra personalidad podemos potenciar y desarrollar, esos talentos que nos llenan de fortaleza y optimismo.

ejercicios menstruación

Foto referencial

 

 

 

 

 

De igual manera, está el hecho de que debemos aceptar lo que no podemos cambiar, adaptándonos y siendo flexibles, sin que esto signifique que nos estamos conformando, sino entendiendo que somos conscientes de  que algunas circunstancias, metas u objetivos  pueden cambiar, y que la frustración no conduce a nada y que debemos soltarla.

Ser asertivo, estar abierto al diálogo interno, no juzgar a otros allana el camino de ser mejor persona cada día. Ser fiel a ti, comprenderte y reconocerte es el sendero de la felicidad.

Inspirulina-