La Programación Neurolingüística (PNL) es una herramienta relativamente reciente que permite enfocarnos a cumplir objetivos y a tener una vida más plena, ya que es una instrumento de autoconocimiento (como lo pueden ser los oráculos como el tarot, la meditación o el yoga) que ayuda a potenciar nuestras debilidades y reforzar las fortalezas que tengamos.

Por lo general, es una herramienta que es utilizada por los adultos. Sin embargo, la docente, coach y cuentacuentos, Laura Montilla, considera que el PNL se puede aplicar “de una forma divertida” a los niños. A su juicio, esto ayudará a estimular aún más su personalidad y convertirse en una persona positiva y consciente de sus habilidades a través de “Ritmocuentos”, una iniciativa que lleva a cabo con “Fabiola”, una cantante con quien fusionó sus talentos para llevar mensajes positivos a los más pequeños de la casa.

Ritmocuentos

Foto Referencial

Lea también: PNL beneficia a padres y educadores en la tarea de enseñar

El cerebro se divide en cuatro funciones

Resaltó que existen cuatro tipos de funcionalidad en el cerebro: El intrapersonal, el extensional (que tiene que ver con las relaciones sociales), el físico y el espiritual (donde se incluye el arte), esto mezclado con los sentimientos, pensamientos y emociones, hacen un manejo complejo del ser, que con la ayuda de la PNL, pueden enfocarse y ser mejores personas.

Aseveró que con “Ritmocuentos”, puedes “mezclar esos mensajes que tienen herramientas (…) de PNL con canciones y cuentos. Los niños dicen: ah, entonces puedo cambiar las cosas con mis pensamientos, dar la mano al prójimo, aceptar como soy. Además de mí hay un mundo”, por lo que también se le inculca al menor un sentido “ecológico” de la vida, que es fomentarle el valor de cuidar, tanto a la naturaleza, como a las demás personas que están en su entorno.

Ritmocuentos

Foto Referencial

Explicó que los cuentos explican cómo funciona el cerebro, con los pensamientos y emociones en los cuatro aspectos que se explicaron anteriormente. “Hay niños, los que no oyen mucho, que no pueden hacer el viaje porque se fijan en otros elementos y descifran otras cosas y hay otros que sí”, que son estos últimos los que aprovechan mejor este tipo de iniciativas.

Finalizó diciendo que los padres deben tomarse un tiempo para estar con sus hijos y estimularlos contándole cuentos, “a pesar de lo que ocurre fuera” en el país, ya que “el equipo familia, el equipo educación, el equipo maestro, el equipo maestro-niños, deben seres como un colchón inflable, de amor, de protección y de arte”.

Comenta y se parte de nuestra comunidad