El dormitorio va más allá de tener una cama cómoda. Hay que tomar en cuenta diferentes elementos para poder crear una atmósfera acogedora que permita un verdadero descanso.

Tu habitación es como tu reino privado, ese lugar donde al final del día vas a reponer tus energías; por eso la decoración debe reflejar tu estilo personal para que te sientas a gusto.

Una cama grande; un rincón agradable para la peinadora o tocador; una buena iluminación, y un lindo sillón o butaca para leer son elementos esenciales para que tu dormitorio se convierta en tu espacio favorito.

dormir

Foto referencial

Hoy queremos inspirarte a tener la habitación de tus sueños, una que se parezca mucho a ti. Para ello te dejamos algunos buenos consejos.

  1. Potencia la luz natural: ayuda a incrementar el confort. Puedes colocar la cama cerca de la ventana usar tonos claros para las cortinas.
  2. Cuida lo que pisas: el suelo de tu habitación debe ser cómodo y cálido. Por ejemplo, una alfombra rugosa siempre es una apuesta segura.
  3. Colores para descansar: el color influye en el estado de ánimo. Debes escoger colores neutros, tonos suaves que inviten al descanso, y que tengan un efecto relajante; los azules y verdes son ideales.
  4. Escoge bien los muebles: aprovecha bien el espacio. Asegúrate de que puedas moverte de manera cómoda y que las piezas que elijas estén en proporción con el espacio.
  5. Asegura el silencio: busca tener unas ventanas que te permitan el mayor confort térmico y acústico. Se recomiendan materiales como la madera y el aluminio.

Al final lo más importante es que tu habitación refleje tu personalidad, con los colores que te hagan sentir bien, cómoda y relajada. Elige accesorios de colores y texturas ligeras. Recuerda siempre apuntar a lograr calidez, ya que esa es la característica principal de un dormitorio. Además, esos elementos decorativos tienen que expresar tu estilo propio. De esta manera aseguras un espacio acogedor, para descansar y aumentar tu bienestar.

Inspirulina-