La perdida de interés por las relaciones sexuales es la primera causa por la cual las parejas consultan a sexólogos. El problema probablemente es más común de lo que se reporta ya que algunas personas creen que es parte del proceso normal de envejecimiento por lo que no piensan necesario buscar ayuda médica.

En el pasado, los principales motivos de consulta se dirigían hacia problemas de eyaculación precoz, falta de lubricación e impotencia, pero en la actualidad el manejo de estas dificultades relacionadas con el acto en sí, se hace más abiertamente, en cambio la disminución del deseo sexual es una condición muy compleja, en la que influyen considerablemente factores psicológicos, emocionales y físicos que se deben valorar.

falta de deseo sexual

Foto referencial

Sus causas… en hombres y mujeres

Hombres y mujeres reportan el problema por igual, pero las mujeres con mayor frecuencia buscan ayuda. El desempeño de múltiples roles y el estrés que esto significa para la mujer, les hace difícil mantener una vida sexual activa.

Por los excesos de la cotidianidad ambos cónyuges terminan exhaustos convirtiendo al sexo en una obligación y no en la actividad divertida o relajante que debería ser. Por otra parte, existen diferencias importantes entre los sexos cuando se estudian las causas del bajo deseo sexual.

Las mujeres con inapetencia sexual son más propensas a la depresión. Esta depresión no se clasifica como una depresión clínica que necesariamente requiere terapia y medicación, pero sin duda, si repercute en su calidad de vida en general, lo cual incluye el sexo.

Por otra parte, en nosotras las féminas, los problemas emocionales con nuestras parejas, ocasionan la pérdida del interés sexual, mientras que los hombres logran separar el sexo de los problemas de pareja.

Otro dato interesante, es que una mujer estresada, es más propensa a perder su apetito sexual.

Lea también: ¡No te amargues más! Aprende a ser feliz y disfruta la vida

Es necesario, ¡busquen ayuda!

Amigos, la visita al médico es indispensable porque deben descartar la presencia de aquellas condiciones médicas relacionadas con la pérdida del apetito sexual. Por otra parte los problemas de deseo deben ser tratados por un sexólogo y si existe un problema físico o funcional, debe ser diagnosticados para comenzar por especialistas en Ginecología o Urología.

La insatisfacción sexual no sólo es falta de deseo…

Por ejemplo, un problema muy común es la eyaculación precoz de los caballeros, que se convierte, en un inconveniente también femenino.

falta de apetito sexual

Foto referencial

La eyaculación precoz es una disfunción que puede tener consecuencias devastadoras en la vida sexual de una pareja y sobre su autoestima. Frecuentemente el eyaculador precoz se siente culpable por la insatisfacción sexual de su mujer, por lo que resulta presa fácil de una gran inseguridad y tristeza por no saber cómo enfrentar la dificultad.

La mayoría de los hombres considera que cumplir con las necesidades de su compañera es el factor más importante en la satisfacción sexual y por tal motivo, le teme al abandono o la infidelidad por no complacerla. Mientras que, para la mujer, no alcanzar el placer sexual en la intimidad, puede constituir un dolor de cabeza y algunas de ellas lo convierten en un gran conflicto.

Otro dato a considerar es que la mujer latina está muy centrada en la gratificación sexual compartida. Sin embargo, una eyaculación rápida deja a la fémina con altos niveles de excitación y a medio camino de alcanzar placer a través de la consecución del orgasmo, esto genera en ellas una actitud rebelde, y a su vez resignada que les inhibirse del disfrute y agravar la convivencia.

Lea también: Cómo ser cada día una mejor persona

Por tanto, el papel que juega la mujer en la relación es fundamental para solucionar esta disfunción, claro está, mientras esté dispuesta a comprender y apoyar al hombre. Si existe amor verdadero, la comunicación y la paciencia son armas que pueden garantizar el éxito del tratamiento de la enfermedad de la mano de un especialista.

Hoy en día, el hombre debe tener claro que si padece de esta condición, debe enfrentarla del modo más adecuado y comunicarse plenamente con su pareja; mientras que la mujer debe colaborar con ternura y no precipitarse ante un eyaculador precoz, ya que generalmente, actúa con insultos más descalifica su intimidad. Ahora bien, estas posturas son difíciles de asumir solos, por lo deben aprender a desarrollarlas de la mano de los que saben, insisto, un sexólogo, urólogo y ginecólogo.

Este texto fue publicado originalmente en Caraota Digital 

María Laura Garcia