La dislexia es un trastorno de origen genético y que tiene su origen en el cerebro. Afecta entre un 5 y un 8 % de los niños. Se manifiesta principalmente por la dificultad en la lectura, ortografía y, en ocasiones, en el habla.

A las personas que sufren esta condición, por lo general, les cuesta reconocer o procesar ciertos tipos de información. No obstante, algunas personas no tienen problemas pronunciando o decodificando las palabras; aunque podrían batallar para entender lo que leen.

Un niño que presenta alguna dificultad para leer, escribir o deletrear palabras puede mostrar características de la dislexia.

Aun cuando pueda evidenciar un grado de inteligencia adecuado y recibir las mismas instrucciones que reciben todos los niños, seguramente, tendrá dificultades con algunas o todas las facetas de la lectura y ortografía.

Dislexia

Foto referencial

Lea también: Ejercicios para niños disléxicos

Características de la dislexia

La dislexia se manifiesta a través de tres características principales: en lectura, el deletreo y en la escritura, pero también presenta:

  • Dificultad para relacionar letras y sonidos, más descifrar palabras aprendidas.
  • Invierte letras, números y palabras.
  • Comprensión lectora pobre.
  • Tienden a confundir palabras que se asemejan fonéticamente.
  • Aumento de la actividad y la impulsividad.
  • Presenta dificultad o retraso para memorizar los números, el abecedario, los días de la semana, los colores y las formas.
Dislexia

Foto referencial

La dificultad en la lectura puede conllevar a trastornos emocionales como “baja autoestima, depresión infantil, estrés, ansiedad y pérdida de motivación por las actividades escolares en un alto porcentaje de niños” afirmó Llorenç Andreu Barrachina, director del máster de Dificultades de aprendizaje y trastornos del lenguaje de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), Barcelona- España.

Cómo combatir la dislexia

Es importante mencionar que el trastorno de la dislexia no tiene cura. Sin embargo, sí se puede trabajar en aras de mejorar la condición y calidad de vida del niño y/o persona afectada.

Tampoco se manifiesta del mismo modo en todos los niños; por lo que es fundamental acudir a un especialista en caso de detectar indicios de que padece esta condición. La idea es que determine el grado y tipo de dislexia, para poder aplicar el tratamiento adecuado.

A partir del diagnóstico adecuado se podrá comenzar a trabajar la condición con una serie de actividades diseñadas específicamente para tratar las áreas en las que el niño muestre más dificultades; tanto en el aula como en casa.

En ese sentido, el padre o representante deberá:

  • Sentarse con el niño y ayudarlo a realizar tareas de lectura y comprensión.
  • Realizar lectura conjunta de libros que sean de interés para el niño y voz alta para que el niño detecte errores.
  • Utilizar juegos con letras y palabras es una forma divertida para que el niño realice actividades de refuerzo sin que lo perciba como tareas extras para trabajar la conciencia fonológica.
  • No presionarlo en exceso.
  • Mantener la motivación.
Dislexia

Foto referencial

Aunque la dislexia es común y con frecuencia es confundida con otras dificultades de aprendizaje y de atención, es importante conocer sus características y cómo poder trabajarla con ayuda de un psicopedagogo para garantizarle una corrección adecuada al niño.

Lea también:  María Isoliett Iglesias: el autismo es una suerte de carcelera

Con información de elpsicoasesor.com, faros.hsjdbcn.org, www.abc.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad