Para muchas mujeres, afeitarse la zona íntima o las axilas representa un verdadero dolor de cabeza, no solo por el tiempo que esto puede llevar, sino por la foliculitis o inflamación e infección del folículo piloso en la parte inferior del bulbo del vello, es decir, sobre la piel que da lugar a la formación del pelo.

La Dra. Sofía Herrera, ginecóloga y especialista en cosmetoginecología, explicó que esta acción puede llevar a una foliculitis aguda, que es esporádica y que pasa después de la rasurada; o a una crónica, que se da de manera reiterada tras una afeitada, depilada e incluso, colocando una crema que cause alergia en la piel.

El bulbo del vello tiende a inflamarse y desinflamarse seguidamente ocasionado que la piel se manche.

Foliculitis

Foto referencial

Lea también: 6 Formas de eliminar el bigote

Cómo evitar una foliculitis

Herrera aseveró que esta afección se puede resolver siempre con las siguientes recomendaciones:

Si la opción es rasurarse, esta se debe hacer con una máquina de afeitar en buenas condiciones. Sus hojillas no deben estar oxidadas ni usar la misma maquina más de tres veces.

Lo mejor para evitar la formación de foliculitis es recurrir a la depilación láser, sobre todo en la zona íntima. No obstante, si la mujer es de las que prefiere mantener su vello púbico puede bajar el volumen del vello con una tijera, pero tratar en lo posible de no usar la rasuradora en esa zona tan delicada, para evitar lesiones de este tipo en la piel.

foliculitis

Foto referencial