Por Elsy Mata Marcano

“Estamos hechos y moldeados por nuestra Esencia”

 

El propósito de nuestra vida tiene que ver con el dharma, es lo que debemos dar, es nuestra misión en la tierra y a cada persona se nos ha dado una serie de dones y talentos únicos que nos servirán para desarrollarla.

Por eso es tan importante analizar qué es lo que más disfrutas hacer y las aptitudes que tienes para ello. Por ello, debemos seguir la voz de nuestro interior, porque ahí reside la verdad de nosotros mismos.

A lo largo de nuestro camino nos encontraremos con circunstancias y personas que tratarán de alejarnos de esta misión, pero si eres fiel a ti mismo a tus sueños e ideales, no habrá persona ni circunstancia que logre su fin.

Una herramienta clave en este proceso para encontrar tu misión o propósito, es el conocernos a nosotros mismos. Podríamos decir que el AUTO-CONOCIMIENTO es el ADN de una vida esclarecida. Si no nos conocemos a nosotros mismos, difícilmente sabremos qué es lo que queremos. Por lo general, quien no se conoce crea inseguridades que al final, le llevarán a actuar y decidir como los demás quieren y no como él lo desea.

Nadie mejor que nosotros sabe a dónde vamos y qué queremos. El escuchar tantas voces y opiniones solo crea confusión. No es que esté mal lo que la gente pueda opinar al respecto, es solamente, que cada quien hace sugerencias partiendo de si mismo; es decir, partiendo de sus necesidades y sus requerimientos, no de los tuyos.

Lea también: María Isoliett Iglesias: el autismo es una suerte de carcelera

Para encontrar tu propósito hace falta tener: disciplina, visión y asegurarte que este propósito sirva también a los demás.

A la hora de decidir por una profesión o el medio por el cuál deseamos vivir económicamente, debemos hacerlo pensando que nuestra vocación será un canal para recibir abundancia y prosperidad en todos los aspectos; nuestra vocación no se limita al plano material, ella lo abarca todo.

clarificar propósito

Foto referencial

Una vez que ya tenemos definido Nuestro Propósito o Nuestra Meta, debemos reservarla como un punto de luz que sobresale a todas nuestras demás prioridades. Es un punto que te guía y que pase lo que pase, está siempre visible ante ti. La mente tiene alrededor de 52.000 pensamientos al día. Si tú ubicas tu meta como prioridad, tu mente sabrá que ese pensamiento es más importante que los otros 49. 999, entonces empezará a trabajar por ello.

Descartando los pensamientos “no importantes” empezará a darte solamente la información que tu estás buscando. En ese momento empezarás a ver que todo lo que tú necesitas para llevar a cabo este propósito empezará a acercarse: el libro que te puede ayudar, las escuelas, la gente, empezarás a oír del tema en la televisión o en el radio, y nada de esto será casualidad. Es tu mente concentrada en un punto la que está trabajando.

Esta concentración hace que las cosas lleguen como si fuera por arte de magia, y en parte lo es, solo que la magia estará siendo creada por ti.

Para activar el arte de conseguir objetivos hay que empezar por cosas pequeñas, pequeñas hazañas, como dejar de rumiar o proponerte media hora diaria de buena lectura. Esto es con la finalidad de ejercitar nuestra mente creando nuevos hábitos. El cerebro tarda 21-52  días en construir nuevas rutas o nuevos canales. Así que con una buena guía, paciencia y disciplina, podrás ver como empiezan a cambiar las cosas en tu vida en poco tiempo.

Los 5 pasos

A continuación les dejo algunas pautas para enfocarse y emprender pasos al autoconocimiento:

Primer paso: imagen clara del resultado

Crea una imagen mental clara del resultado que quieres obtener. Si quieres conseguir un mejor empleo, visualízalo. Pon datos precisos en esa imagen. Siempre que tengas en mente un deseo (de cualquier tipo) debes tener la idea precisa de lo que deseas. Haz de cuenta que tuvieras un catálogo enfrente, en donde tienes que elegir qué quieres, de qué color, de qué precio, qué modelo, etc.

La imagen mental que estás creando en tu mente tiene que ser lo más clara posible, como cuando un niño pide determinado juguete y no te acepta las opciones que le das (para hacerlo cambiar de idea) porque él tiene muy bien definido qué es lo que quiere.

La mente tiene poderes ilimitados, si le das las herramientas necesarias para lograr tu propósito, ella trabajará sin obstáculos. Nuestra falta de visión e indecisión suele ser una buena fuente de limitantes.

logros

Foto referencial

Lea también: Claves para un emprendimiento exitoso

Segundo paso: presiones positivas

Uno de los riesgos que tenemos al intentar iniciar una nueva forma de vida, es caer en los viejos hábitos. Una técnica que sirve para “regresarnos” a nuestros nuevos hábitos es someternos a presiones positivas. Las presiones no son siempre negativas; hay muchas maneras de hacerlas. Por ejemplo, hacer un compromiso público. Dile a todo mundo que en un 3 meses perderás una talla y te verás más presionado a hacerlo. Muchas veces cuando nos encontramos entre la espada y la pared, es cuando activamos el potencial interno que tenemos.

pensamientos positivos

Foto referencial

Tercer paso: el plazo de nuestra meta

Nunca te marques una meta sin fijar un plazo. Es como cuando presentas exámenes, tú te preparas para el examen que presentarás mañana, no para el que vendrá 6 meses después. Cuando definimos este tiempo, debemos hacerlo razonablemente, sin apresuramientos. Muchas veces queremos ver nuestra vida cambiada en 3 días y queremos que todo se cumpla inmediatamente. Por lo general no es así; todo es parte de un proceso y lleva su justo tiempo. Si nos fijamos una meta, debemos tener en cuenta los pasos que nos van a llevar a ella, y que también tienen su tiempo de proceso.

Establece tiempos razonables, si te estableces metas imposibles lo único que lograrás será caer en la frustración pensando que tus proyectos son un fracaso, cuando en realidad lo único que faltaba era paciencia.

talento

Foto referencial

Cuarto paso: anota tus objetivos

Compra un cuaderno y llámalo “Cuaderno del SER”. Anota ahí todos tus deseos, objetivos y sueños. Es una forma de conocerte a ti mismo y de establecer tus prioridades. Divide el cuaderno en secciones independientes según las distintas áreas de tu vida, por ejemplo: objetivos financieros, objetivos sociales y de relación, objetivos espirituales, objetivos profesionales, etc. Puedes complementar este cuaderno con imágenes de las cosas que deseas o de las personas que hayan cultivado los talentos y habilidades que tú esperas desarrollar. Algo importante: revisa tu cuaderno cada semana… ¡Te sorprenderán los resultados!

Lea también: ¡No te amargues más! Aprende a ser feliz y disfruta la vida

metas

Foto referencial

Quinto paso: disfruta del proceso

Asegúrate de pasarla bien mientras vas por el camino de tus objetivos, no dejes de reír, de maravillarte de las nuevas cosas, de sorprenderte, de disfrutar de todo lo que te rodea, no pierdas el ánimo la alegría ni la curiosidad.

CONCÉNTRATE en tu propósito y en servir. En nuestro planeta necesitamos más y más servidores conscientes. El universo se ocupará de todo lo demás. Es una de las leyes más genuinas de la naturaleza.

Y por último, algo muy importante, el ingrediente secreto: la pasión. Un ardiente sentido de la pasión es lo que mejor puede propulsar tus sueños. Actualmente este ingrediente se ha perdido, porque avanzamos por caminos que no son los nuestros, son los que la sociedad o las circunstancias nos imponen, lo único que puede salvarnos de ello, es el coraje y la pasión que demostremos por autorealizarnos.

Si clarificas tu propósito de vida, si despiertas al sentido del ser, estar y del existir obtendrás la piedra preciosa o la sabiduría. Que tengan feliz día y feliz semana.

@elsymatamarcano

elsymatamarcano@hotmail.com

Whatsapp: 0058 412 941 79 03

Facebook: Elsy Mata Marcano

www.fundacionarmoniaglobal.com.ve    

www.pnleando.com.ve

Comenta y se parte de nuestra comunidad