La neumonía es conocida como una infección que puede afectar a los pulmones. Por lo general, es causada por gérmenes como las bacterias, los virus o los hongos que llegan a la zona respiratoria. También se puede desarrollar como consecuencia a la inhalación de líquidos o químicos. Los más afectados, por lo general son adultos mayores de 65 años en adelante, los niños menores de 2 años o personas que presenten otros problemas de salud.

neumonía

Foto Referencial

Lea también: Remedios caseros para la neumonía

Factores de riesgo de la neumonía

Los factores de riesgo más comunes que pueden derivar en una neumonía son:

  • Tabaquismo.
  • Enfermedades crónicas: diabetes mellitus, hepatopatías, cardiopatías, enfermedad renal, cáncer, enfermedad pulmonar crónica, SIDA.
  • Malnutrición.
  • Exceso de peso.
  • Demencia.
  • Edad (los niños y las personas de más de 50 años son los más susceptibles de contraer neumonía).
  • Esplenectomía (pacientes a los que se les ha extirpado el bazo) y, en general, pacientes con bajo nivel de inmunidad.
  • Alcoholismo.
  • Tratamientos inmunosupresores o con corticoides de manera crónica.
  • Residentes en centros de enfermos crónicos o de tercera edad.
  • Exposición a drogas por vía parenteral.
neumonía

Foto Referencial

Causas y Tipos de neumonía

Una de las causas principales por las que una persona puede desarrollar una neumonía es por la aspiración de microorganismos procedentes de la orofaringe. Sin embargo, puede que no se determine el agente responsable hasta en el 50% de los casos. La etiología más probable dependerá del lugar de adquisición, de factores de riesgo asociados, de la localización geográfica y de la gravedad de la infección. Asimismo, virus como el de la gripe (sobre todo mal curada) o el de la varicela pueden causarla también.

neumonía

Foto Referencial

Se puede distinguir de acuerdo a dos tipos según el lugar y la forma de aparición:

  • Adquirida en la comunidad: es aquella producida por un agente infeccioso fuera del ámbito hospitalario.
  • Nosocomial o intrahospitalaria: cuando aparece en dicho medio, o bien en las 48-72 horas posteriores al alta hospitalaria, y hasta 10 días después de esta.
  • Relacionada con la asistencia sanitaria: aquellos pacientes de centros de larga estancia, en tratamiento con quimioterapia, diálisis, centros de día de ancianos.

Cuáles son los síntomas de la neumonía

Los síntomas más característicos son fundamentalmente respiratorios y de afectación de las vías aéreas bajas:

  • Tos
  • Fiebre
  • Expectoración (tos productiva).
  • Dolor torácico pleurítico (aumenta con los movimientos de la respiración).

En casos de mayor gravedad pueden aparecer:

  • Dificultad respiratoria.
  • Afectación del estado general: sudoración, aumento de las frecuencias cardiacas y respiratorias.
neumonía

Foto Referencial

Existen dos cuadros clínicos diferentes:

  • Cuadro clínico típico: comienzo brusco de menos de 48 horas de evolución junto con escalofríos, fiebre de más de 37.5º, tos productiva, expectoración purulenta (flemas con pus), y dolor torácico de características pleuríticas (aumenta con la respiración).
  • Cuadro clínico atípico: caracterizado por tos no productiva (tos seca), molestias inespecíficas, y manifestaciones extra pulmonares como dolores articulares y musculares, dolor de cabeza, alteraciones del estado de conciencia o gastrointestinales.

Tratamiento de la neumonía

El tratamiento dependerá del tipo o grado en que se encuentre la enfermedad en el paciente. Por lo que es fundamental asistir a un especialista quien determinará el tratamiento, el antibiótico y el seguimiento adecuado para su cura.

La duración inicial del tratamiento variará en función de los distintos cuadros.

  • Adquirida que no requiera ingreso: 7-10 días.
  • Adquirida que requiera ingreso: 10-14 días.
  • Casos especiales: gérmenes no habituales (Legionella, Staphylococcus aureus, Pseudomonas) no inferior a 14 días. Casos de cavitación pulmonar y abscesos: un mes o más. En neumonías nosocomiales (hospitalarias), variará en función de la gravedad y el germen productor.
neumonía

Foto Referencial

Otras medidas generales para curar la neumonía aparte del tratamiento antibiótico:

  • Hidratación.
  • Reposo
  • Analgésicos y antitérmicos.
  • Oxigenoterapia según los niveles de oxígeno arterial que presente el paciente.
  • En pacientes con neumonía grave puede precisarse ventilación mecánica.

Cómo prevenirla

La prevención siempre va ser más cómodo y sencillo para el paciente que la enfermedad por lo que compartiremos algunas pautas para prevenir el contagio de la neumonía:

  • Medidas de higiene: lavado de manos, uso de mascarillas para evitar contaminación y dispersión de gérmenes.
  • Abandono del hábito tabáquico: el consumo de tabaco está asociado a un incremento de la Neumonía Adquirida en la Comunidad de cualquier origen causal. Los fumadores tienen un riesgo 4 veces superior de presentar una enfermedad por neumococo invasiva (afectación general por infección por neumococo) que los no fumadores
  • Vacunación antigripal: es la única medida preventiva que ha demostrado la disminución de la incidencia y de la morbi-mortalidad por neumonía en la población de edad avanzada y en los afectados por enfermedades cardiorrespiratorias crónicas.
  • Vacunación contra el neumococo: eficaz para la prevención de complicaciones como la enfermedad invasiva por neumococo, y el empeoramiento pronóstico en neumonías hospitalarias. Indicada la vacunación en mayores de 60-65 años, según el calendario vacunal, en personas entre los 2 y 65 años con enfermedades crónicas e inmunosupresión, y en aquellos pacientes sin bazo.
neumonía

Foto Referencial

Lea también: Alerta con la neumonía en los niños

Con información de: medlineplus.gov, www.webconsultas.com y www.geosalud.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad