Independientemente de su magnitud y su localización, un dolor es una señal de alerta que emite nuestro organismo y que debe atenderse oportunamente, pues es un indicativo que “algo” no está funcionando bien.

Para el Dr. Marco Rivera, reumatólogo, la visita al especialista se hace aún más necesario, si consideramos que todos tenemos un umbral del dolor distinto y que unos pueden tolerar más y con ello enmascarar una molestia que puede tener su origen en una patología de cuidado.

Conversando, en algún momento, para mi programa radial con el especialista en reumatología, insistió en la idea que todos entendamos que el dolor, bajo ninguna circunstancia, es normal, por lo que siempre hay que buscar, la causa y el tratamiento necesario para aliviarlo.

Centrándome hoy en las enfermedades reumáticas que son su especialidad, éstas en sus comienzos generan dolores o molestias confusas, que por lo general hacen difícil su diagnóstico y conducen al paciente por diversos médicos hasta que llegan al reumatólogo y éste reconoce la patología que lo afecta. Lo anterior merma, en el camino, considerablemente su calidad de vida y puede incluso dar lugar a un avance del problema que pudo haberse detenido incipientemente.

Lea también: ¿Sufro de inapetencia sexual?

Por ejemplo, el cuadro descrito, pudiera darse cuando la patología que afecta al paciente es la espondiloartritis, una enfermedad autoinmune que causa inflamación de las articulaciones de la columna, cuyo síntoma principal es precisamente el dolor de espalda crónico, que es tan común en nuestros tiempos por diversas causas y que atribuimos a malas posturas, estrés, sobrepeso, etc., por lo que no siempre es tan sencillo determinar que se trata de una dolencia de carácter reumático.

Dolor neuropático

Foto referencial

El dolor, bajo ninguna circunstancia, es normal, por lo que siempre hay que buscar, la causa y el tratamiento necesario para aliviarlo.

¿Cómo reconocer la Espondiloartritis?

Una manera de reconocerla es identificar sus síntomas, el principal, un dolor de espalda que se acentúa en las mañanas, causando rigidez y que también puede extenderse a la cadera, las rodillas más las plantas de los pies. Molestias éstas que avanzado el día aminoran. A veces, la mencionada patología puede estar acompañada de inflamación y enrojecimiento de los ojos, así como lesiones psoriásicas.

Como en la mayoría de las enfermedades autoinmunes, la espondiloartritis suele aparecer a partir de la segunda o tercera década de la vida. Aunque se presenta en ambos sexos, puede afectar más al hombre que a la mujer, y es muy limitante.

El Dr. Marco Rivera hizo hincapié en que las personas no deben acostumbrarse al dolor, independientemente de su magnitud, y permitir que la pérdida progresiva de la movilidad avance por la afectación de la columna; ya que la espondiloartritis se trata con medicamentos biológicos que revierten la patología de una manera “dramáticamente buena”, según sus palabras..

Lea también: ¿Cómo aumentar el rendimiento físico de deportistas y excursionistas?

Ya para finalizar…

El reumatólogo habló sobre los diferentes dolores de espalda: El dolor inflamatorio, que generalmente se agudiza en las mañanas o en las noches, tiende a mejorar levemente con la actividad física y empeorar durante el reposo, puede causar rigidez y comprometer las articulaciones. Su curso es insidioso.

Dolor mecánico, que es causado comúnmente por mala postura, malos movimientos de forma repetida o sobrepeso. Puede ser tratado con medicamentos y rehabilitación. Afecta la zona lumbar o la espalda baja.

Y el dolor por estrés, que se presenta cuando la persona está sometida a situaciones que le generan tensión, suele estar localizado en la parte alta de la espalda, principalmente la cervical y los hombros.

Para concluir… Lo importante amigos es, ante un dolor cualquiera que éste sea y en el lugar que sea, buscar asesoría médica para recibir el tratamiento idóneo, considerando los síntomas y las causas de la afección. La consulta temprana evita la agudización de cualquier patología y le garantiza el encontrar un tratamiento que lo cure o que le permita controlar la enfermedad sin que le reste calidad de vida.

Este texto se publicó originalmente en Caraota Digital 

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad