Hoy día es muy común escuchar a la gente decir, me diagnosticaron prediabetes, y esto como una penosa antesala del grave problema de salud en el que se ha convertido a nivel mundial, la diabetes y el síndrome metabólico en general.

Cuando alguien padece prediabetes,  significa que el nivel de la glucosa en su sangre está más alto de lo normal, pero no lo suficiente para alcanzar el nivel de diabetes.

Ahora bien, difícilmente un prediabético necesita medicamentos, pero indiscutiblemente si no desea terminar siéndolo, deberá cambiar su estilo de vida, como por ejemplo, balancear y moderar su alimentación, debe realizar más ejercicio o perder peso; ya que con estos simples cambios generalmente se logra reducir la glucosa sanguínea hasta un nivel más sano y por tanto se alejará el cuadro diabético.

La diabetes se presenta cuando hay mucha glucosa, es decir, azúcar en la sangre.

Existen dos tipos de diabetes,  la de mayor prevalencia es la tipo 2, que se genera cuando el cuerpo ya no puede producir suficiente insulina para mantener a la glucosa sanguínea en un nivel saludable, o cuando las células corporales se vuelven resistentes a la insulina.

diabetes-a-tu-salud

Foto. Alejandro Córdoba

Lea también: 6 consejos para controlar la diabetes

Los médicos pueden diagnosticar la diabetes gracias a diversos exámenes. Uno de los más usados es el análisis de la glucosa sanguínea en ayunas. Para ello, se extrae una muestra de sangre después de que la persona ha guardado ayuno durante 8 horas y se analiza la cantidad de sangre presente: el rango normal se ubica entre 70 y 100 miligramos por decilitro (mg/dl); se considera diabetes cuando dicho valor se ubica de 126 mg/dl en adelante; y cuando la glucosa sanguínea se encuentra entre 101 y 125 mg/dl, eso es lo que se define como prediabetes.

Lea además: Ratifican que la cirugía bariátrica mejora control de diabetes

Ubicarse en el rango de la prediabetes indica que uno corre más riesgo de desarrollar diabetes si no modifica ciertos factores o hábitos inherentes  a nuestra cotidianidad.

Entre los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de la diabetes están el exceso de peso, la inactividad y la edad.

A pesar que la diabetes puede desarrollarse en cualquier etapa de la vida, la probabilidad aumenta a medida que uno envejece, especialmente después de los 45 años.

Consejos

Ustedes pueden no tener sobrepeso y comer medianamente balanceado, ciertamente ambas medidas pueden conducirlos en la dirección correcta; no obstante, sólo por no ser obesos, eso no quiere decir que no hayan tareas por hacer; es preciso considerar además qué tanto se ejercita o qué tan activo es, porque el sedentarismo ejerce un efecto negativo sobre la salud en general.

Por último, planifiquen su alimentación, concéntrense en alimentos bajos en grasas y altos en fibra. Coman frutas, verduras y cereales integrales. Como siempre les recomiendo, evalúen consultar con un nutricionista clínico para revisar su alimentación y les ayude a hacer las modificaciones.

Si han sido diagnosticados como prediabéticos, es vital revisarse la glucosa regularmente para controlar su progreso. En la gran mayoría de los casos, la glucosa sanguínea que se ubica en el rango de prediabetes puede controlarse con éxito sin medicamentos, como ya les mencioné.

Este es un extracto del artículo original publicado en Caraota Digital

María Laura Garcia

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad