Al menos 19 millones de personas mueren al año por trastornos cardiometabólicos, según alertó la Organización Mundial de la Salud (OMS). De igual forma, indicó que las alteraciones del metabolismo y la diabetes tipo 2 son unas de las más conocidas y que además, comprometen el corazón y el sistema cardiovascular.

El consumo de bebidas gaseosas o de alimentos procesados, los cuales contienen grandes cantidades de azúcar, está estrechamente relacionados con el desarrollo de esas patologías. En sentido, la Clinical & Translational Endocrinology publicó un estudio en 2016 en donde afirmó que beber dos vasos de refrescos diarios multiplica el riesgo de desarrollar diabetes, independientemente de que dichas bebidas contengan azúcar o edulcorantes artificiales.

Sin embargo, una nueva investigación señaló que dichos resultados y el de otros estudios son “discutidos“, por lo que han decidido someter a revisión 36 investigaciones diferentes realizadas en los últimos 10 años, con el objetivo de comprender de forma objetiva cuál es la relación real entre el consumo de refrescos y bebidas azucaras y el riesgo de desarrollar diabetes y otras enfermedades cardiovasculares.

diabetes tipo 2

Foto Referencial

Lea también: Los refrescos dañan tanto los dientes como las drogas

Bebidas azucaradas y diabetes tipo 2

El investigador Faadiel Essop y colegas de la Universidad de Stellenbosch, en Sudáfrica, fueron los encargados de llevar a cabo la investigación, la cual fue publicada por la revista Journal of the Endocrine Society.

Los científicos involucrados concluyeron que en algunos de los estudios no existía una clara evidencia o los resultados eran contradictorios para vincular las bebidas azucaradas con enfermedades cardiomatebólicas. No obstante, la mayoría de ellos sí relacionó el consumo de refrescos con el aumento de desarrollar ese tipo de patologías.

Afirmaron que el consumo de refrescos y el síndrome metabólico están estrechamente relacionados, es decir, las personas que cumplen con ese perfil tienen: una cintura ancha, y sufren con frecuencia alteración con los niveles de triglicéridos, colesterol HDL y azúcar en la sangre, así como también presión arterial elevada.

diabetes tipo 2

Foto Referencial

De igual manera, los expertos confirmaron que tomar un vaso de refresco al día aumenta el riego de hipertensión. Mientas que beber dos o más veces a la semana bebidas gaseosas, aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Tomar refrescos de forma habitual disminuye hasta un 17% la sensibilidad a la insulina, lo que explicaría los elevados niveles de azúcar en sangre de los individuos que consumen estas bebidas.

Para finalizar, los científicos involucrados aseveraron que la compresión actual sobre la relaciones entre las bebidas azucaradas y el síndrome metabólico es limitado, por lo que según ellos, se necesitarían nuevas investigaciones.

Lea también: ¿Cómo afecta la diabetes a la salud femenina?

Con información de:www.elespanol.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad