La reversión de la vasectomía es una opción viable en la mayoría de hombres y puede hacerse en cualquier momento, pero al pasar el tiempo puede repercutir sobre la probabilidad de éxito del procedimiento. Es decir, el tipo de cirugía para lograr revertirla también marca una diferencia. Además, es importante tomar en consideración otros factores los cuales pueden afectar la fertilidad.

El propósito de revertir la vasectomía es permitir que los espermatozoides lleguen al semen desde los testículos. Existen dos maneras de realizar la reversión:

  1. Vasovasostomía. Este proceso consiste en volver a unir los extremos de los conductos deferentes (conductos que transportan los espermatozoides al semen desde los testículos y se separan durante la vasectomía)
  2. Epididimovasostomía. Es más complejo e implica conectar los conductos deferentes directamente al pequeño órgano ubicado en la parte posterior de cada testículo que contiene los espermatozoides y se llama epidídimo.

Es difícil predecir cuál técnica se requerirá antes de la reversión de la vasectomía. Al comienzo del procedimiento, el cirujano toma una muestra del líquido contenido en los conductos deferentes, y si contiene espermatozoides, entonces se suele aplicar la técnica más simple (opción 1); pero si no contiene espermatozoides, es posible que haya tejido de cicatrización obstruyendo el flujo de los espermatozoides y en ese caso es necesario realizar el procedimiento más complejo (opción 2).

Por-qué-me-duele-el-pene-después-de-tener-sexo-a-tu-salud

Lea además: Infertilidad masculina: diagnóstico y tratamiento

Cuanto más cerca del momento en que se realizó la vasectomía está el paciente, más probable es realizar el procedimiento más simple. Dicho procedimiento tiende a obtener resultados exitosos con mayor frecuencia que el procedimiento complejo. De manera general, las tasas de éxito de la reversión de la vasectomía disminuyen con cada año que transcurre, desde la vasectomía hasta alrededor de 12 o 15 años, punto en el que las tasas de éxito se tornan planas.

Infertilidad

Es importante anotar, sin embargo, que la definición de la reversión de la vasectomía como “exitosa” varía ampliamente. Si bien muchos médicos consideran que la presencia de un espermatozoide en cualquier momento posterior a la cirugía es la medida del éxito, otros definen el éxito con el nacimiento de un bebé. En general, los espermatozoides reaparecen en más de 70 % de los hombres que se someten a la reversión compleja de la vasectomía en ambos lados y en más de 95 % de aquellos que se realizan el procedimiento simple en ambos lados.

A pesar de que las tasas de embarazo dependen de varios factores, entre ellos, la edad y fertilidad de la pareja, el embarazo se produce con éxito en más de 75% de hombres sometidos a la reversión de la vasectomía, dentro del transcurso de tres años desde la vasectomía, comparado frente a aproximadamente 30% en quienes dejan transcurrir más de 15 años.

Antes de proseguir con la reversión de la vasectomía, considere también la fertilidad de su pareja. La fertilidad femenina empieza a disminuir hacia fines de la década de los 30. Si su pareja tiene más edad que esa, entonces valdría la pena considerar otras técnicas para lograr concebir, tales como la fertilización in vitro. Si su pareja es más joven y no tiene otros problemas de fertilidad, entonces la reversión de la vasectomía generalmente se considera la mejor alternativa, sobre todo si usted desea tener más de un hijo.

Recuperación

La recuperación después de la reversión de la vasectomía es similar a la de la vasectomía misma. Por lo general, se restringen las actividades durante varias semanas para permitir que todo sane. Dependiendo del caso puede incluir abstinencia sexual.

Si usted requiere la reparación más complicada, eso podría derivar en que después de la operación, el testículo se asiente ligeramente más arriba en el escroto. Igual que con toda cirugía, la reversión de la vasectomía también conlleva un pequeño riesgo de sangrado e infección.

Si los espermatozoides pueden pasar desde el testículo hasta el semen después de la cirugía, y no existan otros obstáculos para la fertilidad ni en usted ni en su pareja, el tiempo para lograr que ocurra un embarazo después de la reversión de la vasectomía normalmente oscila entre 12 y 17 meses.