Por Doris González

La “sobrevivencia del más apto” de Charles Darwin se refiere a la supervivencia de ciertos rasgos que se mantienen en una especie, mientras otros desaparecen.

Algunos creen que se refiere a la supremacía de una raza sobre otra.

Quiero usarla en el contexto de una crisis social.

En este momento, Venezuela y crisis lamentablemente parecen sinónimos.

En crisis es cuando más hay que cuidar la familia, los amigos, leer un buen libro, oír música, PENSAR, alimentar el alma.

Cada uno lo vive, lo elabora a su manera y con los recursos psíquicos que posea.

¿Qué tiene usted para contrarrestar este huracán?

¿Cómo le mueve su autoestima? ¿Se la tambalea?

¿Cómo quedan sus valores? ¿Firmes o hace lo que “todos ” hacen”?

¿Con cuanta inteligencia, ingenio y estrategias cuenta para buscar soluciones?

crisis

Foto referencial

Lea también: Cómo lograr la comunicación asertiva

De las respuestas a esta y otras interrogantes depende si estará entre los más “aptos” y sobrevivirá.

Igualmente de allí se desprende en que parte de la pirámide propuesta por Abraham Maslow se ubicará.

Este psicólogo humanista, plantea un modelo jerárquico de las necesidades humanas, partiendo de las más básicas para la vida hasta alcanzar la autorealización.

En tiempos de crisis sociales, la búsqueda de alimentos, de servicios básicos ocupa nuestro tiempo y nuestra psique.

Es allí, donde los más aptos, tienen “con que” para realizar su mayor esfuerzo. Desarrollar necesidades y deseos más elevados.

Si ocupamos toda nuestra energía en el eslabón inferior, nos habrá alcanzado la miseria.

Los siguientes eslabones son la familia, afecto, éxito, respeto, reconocimiento.

Y ¡sí! en crisis es cuando más hay que cuidar la familia, los amigos, leer un buen libro, oír música, PENSAR, alimentar el alma.

Estar atentos a cuando y cuanto permanezco en el eslabón más bajo. En cuantas trampas que parecen tontas y graciosas caemos a diario.

Dar de regalo de cumpleaños por ejemplo, un paquete de harina pan, un sobre de café, nos degrada, nos hace miserables (de miseria).

Muy bueno dar alimentos, pero el cumpleaños, el aniversario de algo, la navidad son para elevarnos.

Se puede regalar una flor, un poema, un beso, una tarjeta, cosas sin mucho valor económico y con valor espiritual.

Usted puede ser apto y trabajar para estar en lo más elevado de la pirámide. ¡Éxito!

Doris-González

Comenta y se parte de nuestra comunidad