Tonificar los antebrazos es más importante de los que pensamos, para comenzar nos ayuda a proteger las articulaciones de las muñecas que en muchos casos, no sólo nos permiten a resistir el peso de lo que cargamos o halamos en el día a día, sino que además sufren la mayor presión ante cualquier ejercicio que involucre los brazos en general, el torso y la espalda.

Unos antebrazos entrenados adecuadamente, sin duda, mejorará la salud de estas articulaciones y su potencia, algo esencial ya que este grupo muscular se ve implicado en muchas actividades cotidianas e incluso en el desempeño de diversas disciplinas de deportivas que requieran la fuerza de los brazos.

A medida que más trabajen esta parte del cuerpo más carga serán capaz de sostener.

Flexo-extensión dorsal de muñecas en ángulo bajo, usando una mancuerna  

María Laura García

También puede consultar:Fortalecimiento de espalda, hombros y brazos

1 Colóquense de pie, con las piernas separadas más allá del ancho de sus caderas, con los brazos pronados, es decir, con el agarre y dedos hacia abajo, extendidos hacia el piso, en ángulo de 10° aproximadamente con respecto al torso. Sujeten, con ambas manos, una mancuerna cuyo peso, sea manejable para ustedes.

2 Extiendan sus muñecas flexionando los puños hacia abajo. Hagan una pausa de un segundo,  y luego vuelvan a flexionar hacia arriba, haciendo una pausa similar.

Según Glen González, fisioterapeuta y asesor de A Tu Salud, este ejercicio otorga resistencia, estabilidad, flexibilidad y fuerza a los músculos de los antebrazos y muñecas.

Extensión dorsal de muñecas en ángulo elevado, usando una mancuerna  

María Laura García

1 Colóquense de pie, con las piernas separadas más allá del ancho de sus caderas, con los brazos pronados, es decir, con el agarre y dedos hacia abajo, extendidos hacia el frente, en un ángulo de 90° aproximadamente con respecto al torso. Sujeten, con ambas manos, una mancuerna cuyo peso, sea manejable para ustedes.

2 Extiendan sus muñecas, flexionando los puños hacia abajo. Hagan una pausa de un segundo  y luego regresen a la posición inicial.

Extensión de muñecas en posición “martillo” con mancuernas 

María Laura García

1 Colóquense de pie, con las piernas separadas más allá del ancho de sus caderas, con los brazos flexionados y supino-pronados a nivel de la zona media. Sujeten en posición de martillo un par de mancuernas cuyo peso sea manejable para ustedes.

2 Extiendan sus muñecas, flexionando los puños en dirección al torso (hacia dentro). Hagan una pausa de aproximadamente un segundo,  y regresen a la posición inicial.

Créditos:   Glen González: Fisioterapeuta. E-mail: fisiototaltraining@hotmail.com.