Se estima el alcoholismo en la tercera etapa de la vida es uno de los problemas que más afecta a esa población, debido que a medida que vamos envejeciendo la tolerancia a las bebidas alcohólicas va disminuyendo conllevando a serios problemas de salud y conductas destructivas.

Alcoholismo

Foto Referencial

Lea también: ¿Qué nos hace propensos al alcoholismo?

Factores y conductas destructivas

El aburrimiento, la soledad, el duelo, las obligaciones e incluso, la automedicación para sustituir algunas carencias son algunas de las “razones” por la que los adultos mayores podrían caer en estado de embriaguez constantemente, aumentando muchas veces el ingreso a centros hospitalarios.

Por lo general, la dependencia etílica inicia durante la etapa de la juventud o la madurez, pero ya en una avanzada edad es complicado poder controlar este problema de salud, que muchas veces es detectado por terceros o cuando acuden al médico por dolencias o consecuencias que no las atribuyen al alcohol, como problemas gastrointestinales, de equilibrio y memoria.

Alcoholismo

Foto Referencial

Estos elementos sumados a otros factores como, aspecto descuidado y desaseado, puede llevar a desarrollar conductas destructivas afectado el núcleo familiar, de trabajo y en muchos casos caer causando alteraciones gastrointestinales, complicaciones neurológicas y cardiovasculares.

El alcoholismo y el constante estado de embriaguez es un problema que debe ser atacado a tiempo antes que pase a mayores, por lo que en estos casos es recomendable acudir con un especialista para controlar la adicción, corregirla y evitar que la persona afectada se haga más daño.