Auyama
Foto referencial

La auyama ha ganado filas en la gastronomía, pues sus características nutritivas y gustativas, le permite formar parte de la preparación de un plato fuerte, así como de una sopa ligera o incluso un postre.

Media taza de auyama proporciona los requerimientos diarios de betacaroteno, sustancia antioxidante de pigmento rojo, naranja y amarillo, que provee vitamina A y previene el envejecimiento celular.

Lea también: Gane en salud… ¡Ejercitándose sin excesos!

La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales clasifica a los betacarotenos- contenidos en frutas y vegetales de color rojo, naranja y amarillo- como posiblemente eficaces para disminuir el riesgo en algunos tipos de cáncer, gracias a sus propiedades para mantener en buen estado a las células.

auyama-a-tu-salud

Más beneficios

Además, la auyama es recomendada para evitar el envejecimiento del órgano visual. Las personas que comen con frecuencia calabaza tienen menos problemas en los ojos, sobre todo de cataratas, glaucoma y falta de agudeza visual; ya que es rica en vitamina A y potasio, elementos muy útiles para los ojos.

También se recomienda para mejorar el rendimiento físico, sobre todo en las personas de la tercera edad.

Lea también: Agua de belleza, el tónico innovador de la cosmética coreana

Indispensable en la mesa

Introducir la auyama en la dieta habitual, ofrece importantes beneficios nutricionales.

Comerla dos o tres veces por semana, es una medida aliada de la salud, pues la hortaliza tiene un alto contenido de agua, lo que la convierte en un alimento poco calórico. Tiene de 12 a 40 calorías por cada 100 gramos.

La fibra es otro componente esencial en la auyama. A pesar de ser rica en potasio, también es fuente de otros minerales como el fósforo, el magnesio, el zinc y el calcio y el hierro en pequeña proporción.

semillas de auyama
Foto referencial

Por su parte, las semillas o pipas de auyama poseen hasta 24,5 % de proteínas y ácidos grasos; además de ser ricas en aminoácidos esenciales. Por esto, se les confiere propiedades antiinflamatorias, emolientes y antiparasitarias. Las semillas pueden ser consumidas, a razón de un puñado en la mañana, antes de la comida, dos a tres veces por semana.

Para aprovechar todos sus nutrientes, es preferible consumir la auyama cruda. Sin embargo, si se va a cocinar, lo recomendable es hacerlo por pocos minutos, para evitar la pérdida de importantes vitaminas.

Para incluirla en la dieta de los niños, se le puede condimentar de diversas maneras e incluso puede rellenarse con otros alimentos., así como licuarla en puré para hacer más fácil su consumo.

Con información de Medlineplus

Comenta y se parte de nuestra comunidad