La hernia discal es la patología neuroquirúrgica más frecuente, y es la causa más común de dolor lumbar irradiado hacia al miembro inferior. La columna vertebral está constituida por 26 huesos, entre las que se encuentran unos discos blandos que son los que ejercen la función de amortiguar las vértebras para mantenerlas en su lugar.

A medida que vamos envejeciendo, estos discos van disminuyendo su capacidad al punto que se pueden rompen. Cuando esta rotura ocurre, sale de interior del disco una sustancia gelatinosa que puede provocar irritación de los nervios circundantes o dolor de espalda.

Hernia disca

Foto Referencial

Lea también: Ejercicios contraindicados para la hernia discal en la zona lumbar

La hernia discal es un trastorno doloroso del que detallaremos a continuación.

Discos intervertebrales

Los discos están conformados un anillo exterior fibroso y rígido; su interior es blando con una textura similar a la gelatina. Ellos ejercen una función de amortiguadores y facilitan la conexión entre vértebras. Los discos distribuyen el esfuerzo en la columna para evitar daños.

Tipos de hernia discal

La hernia discal aparece cuando el núcleo gelatinoso atraviesa el anillo exterior. Sin embargo, existen distintos tipos de hernias y estas aparecer dependiendo de a dónde se haya escapado la sustancia gelatinosa o núcleo. Es decir, se puede hablar de:

  • Hernia lateralizada izquierda
  • Hernia lateralizada derecha
  • Hernia central
  • Hernia paracentral
Hernia disca

Foto Referencial

Causas

La aparición de una hernia puede deberse a una anormalidad estructural del disco, una alteración de sus propiedades bioquímicas a consecuencia de la edad o por repetidos micro traumatismos. Entre los factores de riesgo se encuentran:

  • Vida sedentaria
  • Posturas incorrectas
  • Sobreesfuerzos
  • Fuertes caídas

Síntomas

El síntoma más evidente es el dolor, ya que es localizado, punzante y puede ser continuo si se involucra la raíz del nervio. Otro de los síntomas asociados a la hernia discal es la sensación de hormigueo en los miembros inferiores, pérdida de la fuerza y dificultar para realizar movimientos habituales.

Hernia disca

Foto Referencial

Diagnóstico y tratamiento

Una hernia discal se puede diagnosticar tras realizarse una resonancia magnética y un Tac. Por lo general, el primer enfoque terapéutico es administrar fármacos antiinflamatorios, combinado con sesiones de fisioterapia. No obstante, hay casos en que es necesarios operar.

 

Lea también: Tratamientos caseros para dolores causados por lumbago

Con Información de: www.ellahoy.es