La disfunción eréctil puede ser desencadenada por múltiples factores como el padecimiento de enfermedades ya diagnosticadas o no, el estrés, la depresión o la ansiedad, que en nuestros tiempos, están a la orden del día y pueden empeorarla o mermar el apetito sexual.

Ahora bien, considerando que su origen sea orgánico, es importante evaluar qué está desencadenando la disfunción eréctil, porque este problema puede ser una señal de una enfermedad que sí puede poner en riesgo la vida del caballero que no está funcionando sexualmente, como por ejemplo: un trastorno vascular capaz de conducir a un ataque cardíaco o a un accidente cerebrovascular.

Según los expertos, es improbable que dicha disfunción se resuelva sin ningún tipo de tratamiento o de modificaciones en el estilo de vida, por lo que el afectado tiene que trabajar de la mano de un médico para curarse y activarse sexualmente.

¿Qué define una disfunción?

sexo-en-pareja-a-tu-salud

Foto referencial

Se trata de la incapacidad de alcanzar o mantener una erección lo suficientemente firme para que se desarrolle el acto sexual.

Aunque parezca exagerado, estudios realizados en hombres de 40 a 70 años reflejan que alrededor de un 52 %, presenta algún grado de merma en la potencia de su erección.

Presentar inconvenientes ocasionales con las erecciones no necesariamente debe ser motivo de preocupación, aunque sin duda y parece inevitable, provoca estrés, afecta la autoestima y desencadena problemas en la relación. Precisamente por ello, no debe dejarse avanzar y debe tomarse como la oportunidad para tratar oportunamente cualquier enfermedad que pudiera estar surgiendo y/o solventar los detonantes emocionales que pudieran estar influyendo, y prevenir así, un deterioro importante de la relación de pareja, en lo emocional y lo físico.

Lea también: Cesación tabáquica ¿De qué trata? (+video)

¿Cómo se relaciona la disfunción con una mala circulación?

La relación entre disfunción eréctil y afecciones cardíacas generalmente surge a partir de las fallas en el revestimiento interno de los vasos sanguíneos, conocido como endotelio, y en el músculo liso. Dicha falla endotelial deriva en una deficiente provisión de sangre al corazón y en consecuencia una mala circulación sanguínea que irriga el pene. Adicionalmente, una mala circulación contribuye a la acumulación de placa en las arterias, lo que constituye un factor de riesgo para el surgimiento de la ateroesclerosis.

Hay que estar muy pendientes porque, medicamente queda claro, que existe una relación entre la disfunción eréctil y muchos de los trastornos asociados con los ACV y las enfermedades cardíacas, tales como hipertensión, colesterol alto y diabetes.

El afectado debe chequearse como primer paso para garantizarse una vida sexual saludable, ya que al diagnosticarse una enfermedad subyacente, el tratamiento puede servir para resolver la disfunción eréctil.

sexo

Foto referencial

En la mayoría de los casos, con solo modificar el estilo de vida se puede solventar la disfunción eréctil, así como reducir el riesgo de presentar diversas enfermedades.

Realizar ejercicios es más que positivo como hábito para recuperar la salud sexual. Un estudio descubrió que cuando un hombre aumenta su nivel de ejercicio a 120 minutos por semana, realizando por ejemplo actividades cardiovasculares como correr, andar en bicicleta, nadar o trotar, el efecto es casi tan fuerte como tomar un medicamento para la disfunción eréctil. Dejar de fumar, perder peso y comer balanceadamente también son medidas que le harán funcionar en general mejor.

Ahora bien, en aquellos que no tienen problemas de salud o no se puede identificar una causa específica para la disfunción eréctil, los medicamentos como el sildenafil, el tadalafil, el vardenafil o el avanafil, generalmente resuelven bien la situación. Esos medicamentos aumentan el flujo sanguíneo en el pene porque mejoran el efecto del óxido nítrico, sustancia química que el cuerpo produce naturalmente para relajar los músculos de ese órgano.

Este artículo fue publicado originalmente en Caraota Digital 

María Laura Garcia

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad