El pasado 1 de diciembre arrancó el mes navideño. Para unos es la época del año más bonita, alegre, llena de ilusión, colorida y parrandera. Para otros, es la temporada más “amarga”, pues afloran las emociones de tristeza, de malos entendidos, revivir rencores, extrañar a un ser querido, entre otras cosas. En pocas palabras, lo que debería ser un motivo de celebración se convierte en un viacrucis y depresión navideña.

Expertos aseguran que en esta época también se suele evaluar los logros y tropiezos que se tuvieron a largo del año, concentrando la mayoría de las energías en aquello que no se logró, generando una fuerte depresión en la persona.

Sin embargo, siempre será decisión propia elegir qué actitud adoptar, ya que no se trata de no recordar sino pasar la página de la vivencia del pasado, que es donde se origina principalmente el sufrimiento decembrino.

depresión navideña

Foto ReferencialLea también:¿Te sientes triste en Navidad?

¿Es posible una feliz Navidad libre de depresión?

La respuesta es positiva. Sí se pueden vencer estas dificultades y disfrutar un poco más de estas fechas. Es por eso que compartiremos 5 claves para superar la depresión navideña:

Es normal sentir nostalgia por la ausencia de un ser querido, sobre todo en navidad. Ante eso, lo mejor es no agobiarse y pensar en que no están en esta fecha con nosotros físicamente. En lugar de eso, es recomendable pasar más tiempo con aquellos familiares y amigos que sí están cerca y dar gracias por tenerlos en la vida.

La Navidad es una hermosa época para demostrarles a otros cuánto los apreciamos con un lindo detalle, pero también se ha convertido en algo muy comercial. Por qué no darle sentido a esos días regalando nuestro tiempo a alguna causa benéfica. De esta forma no solo nos ocupamos de alimentar el ego, sino también nuestra alma. Eso nos dará la musculatura emocional que necesitamos para sobrellevar los momentos de tristeza o de adversidad, cuando se presenten.

depresión navideña

Foto Referencial

Parte de la tristeza navideña se produce por creer que los tiempos pasados fueron mejores. Algunas personas se conectan con un sentimiento de pérdida económica, material o emocional, lo que les hace caer en una espiral de pensamientos negativos. Para evitar esto, lo más importante es hacernos conscientes de esta conducta autodestructiva y corregir el rumbo de nuestros pensamientos enfocándonos en las cosas positivas que tenemos en nuestras vidas, desde estar vivos hasta respirar. Te ayudará a entender que viviste esas experiencias por alguna razón y si te sientes mal de nuevo, piensa en cosas positivas.

Si los compromisos te agobian y piensas en el gasto económico, debes aprender a arroparte hasta donde la cobija lo permita. No es necesaria una gran fiesta con lujos. Con el simple hecho de reunirte con tus seres queridos, compartir y recordar los buenos momentos es suficiente, es decir, dentro de las posibilidades de cada uno, se puede pasar una feliz navidad.

Lea también: Cómo pasar una Navidad sin estrés

Y la última clave está en encontrar el verdadero espíritu navideño que hay en cada uno de nosotros. La navidad  es una fecha no solo para el reencuentro con los familiares y amigos, sino para reencontrarnos a nosotros mismos; dar gracias por las cosas positivas que generaron alegría durante ese año y por las negativas, que sin duda alguna, fueron un aprendizaje por más doloroso que sea.

depresión navideña

Foto Referencial

La navidad es en sí es propicia para sanar las heridas y reconciliarse con la vida. Este año agradece más y no permitas que la depresión navideña te envuelva. Al contrario envuelve tú, con alegría y optimismo.

Con Información: laopinion.com, www.inspirulina.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad